• La portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, habla en una sesión informativa en Moscú, Rusia, 17 de septiembre de 2020. (Foto: AP)
Publicada: domingo, 21 de febrero de 2021 15:53

Rusia considera “desconcertante” intención de países occidentales de resolver los problemas globales dentro de un círculo privado, sin invitar a Moscú ni a Pekín.

Teniendo en cuenta que la agenda anunciada comprendía temas globales, como ‘Prioridades para la Acción Global’, ‘Lucha contra la Pandemia [del nuevo coronavirus, causante de la COVID-19]’ y ‘Abordando la Crisis Climática’, la lista de participantes es cuanto menos desconcertante”, declaró el sábado la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajárova, en un comunicado, después de celebrarse el viernes una sesión especial en línea de la Conferencia de Seguridad de Múnich (sur de Alemania).

Al respecto, criticó el hecho de que se haya planeado bajo un “formato muy estrecho” la discusión de los problemas que enfrenta el mundo en su conjunto, agregando que fueron invitados como organizadores, las autoridades estadounidenses y de la Unión Europea (UE), el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Asimismo, subrayó que no se contempló en ningún momento invitar a otros países, entre ellos, Rusia y China, denunciando que ambas naciones “fueron vistas en las discusiones como amenazas y antagonistas que necesitan ser contrarrestados”.

 

En este sentido, la funcionaria rusa hizo hincapié en que los socios occidentales aspiran a resolver los problemas en el contexto de un “círculo estrecho” y promover las decisiones que les convengan y con las que se sientan “cómodos”, a fin de que luego puedan imponer sus decisiones al resto de miembros de la comunidad internacional como un “orden mundial basado en reglas”.

De igual modo, Zajárova aseguró que Moscú no comparte este enfoque y exigió una cooperación internacional más amplia, en una agenda común, en el marco de las agencias democráticas universales de la ONU.

En esta línea, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, recalcó el pasado martes, en una rueda de prensa, que Rusia ha intentado establecer un diálogo con el Occidente; no obstante, señaló que las interminables discusiones sobre las sanciones económicas son un óbice.

Rusia y el Occidente siguen sin poder superar las tensiones que surgieron después de la crisis de Ucrania y la anexión de la península de Crimea a Rusia en un referéndum no reconocido internacionalmente. Como medidas de presión, EE.UU. y la UE vienen imponiendo, desde entonces, una serie de sanciones a funcionarios, empresas y sectores económicos rusos. 

mdh/anz/mkh