• El canciller ruso, Serguéi Lavrov, una rueda de prensa en Zagreb, capital de Croacia, 16 de diciembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 16 de diciembre de 2020 18:16

Rusia arremete contra Estados Unidos por ejercer sus políticas “destructivas” en el Mediterráneo oriental y obstaculizar las relaciones de esta zona con Moscú.

En una rueda de prensa con su homólogo croata, Gordan Grlic Radman, en Zagreb, capital de Croacia, el canciller ruso, Serguéi Lavrov, ha repudiado los comentarios que hizo el martes el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, en los que acusó al país euroasiático de “amenazar la estabilidad” en el mar Mediterráneo y de “fomentar el caos, el conflicto y la división” en varios países de la región, es decir en Siria, Libia y Grecia.

Lavrov ha señalado que las declaraciones de Pompeo contradicen las normas internacionales y revelan la falta de respeto de Washington a las normas éticas de los socios de Moscú.

El máximo diplomático ruso ha criticado que la Casa Blanca impida a los países del Mediterráneo cooperar con Rusia, tanto en el campo militar como en otros aspectos: “Seguimos creyendo que la política estadounidense en el Mediterráneo oriental es destructiva”, ha enfatizado.

 

Desde el estallido de la crisis siria, Rusia mantiene la presencia constante de varios navíos de guerra en el este del Mediterráneo muy cerca a la base de Tartus, que el Gobierno de Damasco transfirió a las fuerzas rusas desplegadas en este país árabe  para prestar su apoyo en la lucha antiterrorista.

Rusia señala que su presencia en la zona y los ejercicios que realiza en esta parte del mundo tienen por meta garantizar la seguridad de la navegación, fortalecer la defensa aérea, y rastrear armas y buques de las fuerzas extranjeras ubicadas en la parte oriental del Mediterráneo. Además, se trata de un alarde manifiesto de poder y una respuesta a los esfuerzos de EE.UU., que patrulla el Mediterráneo para ampliar su influencia en esta zona.

Ambas partes engrosaron sus equipos militares en el mar Mediterráneo, enviando a esa zona más buques de guerra y cazabombarderos, tras el presunto ataque químico en la región de Guta Oriental, en Siria.

msm/lvs/rba/hnb