• Antón Morozov, miembro del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma de Estado de Rusia (Cámara Baja).
Publicada: viernes, 6 de diciembre de 2019 9:14

Rusia asegura que las sanciones de EE.UU. contra individuos y las compañías rusas no tienen ningún poder para influir en la actividad del empresariado nacional.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció el jueves que establece nuevas sanciones contra 17 personas, de distintas nacionalidades, y siete entidades rusas por su supuesta vinculación en ciberataques a bancos globales.

LEER MÁS: EEUU imputa a 7 oficiales rusos por espionaje y ciberataques

La reacción de Rusia fue inmediata, Antón Morozov, un miembro del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma de Estado de Rusia (Cámara Baja), ha asegurado este viernes que las sanciones impuestas por el Gobierno de EE.UU. no tendrían “el menor efecto en el sector empresarial nacional”, mientras que estimó necesario un diálogo entre Moscú y Washington para establecer nexos de beneficio mutuo.

Asimismo, el primer vicepresidente del Comité de Defensa y Seguridad del Senado ruso, Franz Klintsevich, ha sostenido al respecto que cualquier persona razonable en EE.UU. puede comprender que tales medidas y sanciones no causan ningún efecto significativo en la economía nacional. No obstante, ha opinado que Washington, mediante la aplicación de estas sanciones y restricciones, “está llamando a Europa a imitarlo”, e imponer sanciones contra Rusia.

Cualquier persona razonable en EE.UU. puede comprender que tales medidas y sanciones no causan ningún efecto significativo en la economía nacional”, ha declarado el primer vicepresidente del Comité de Defensa y Seguridad del Senado ruso, Franz Klintsevich, sobre las sanciones de EE.UU. contra 17 personas, de distintas nacionalidades, y siete entidades rusas por su supuesta vinculación en ciberataques a bancos globales.

 

A su juicio, la política de sanciones de la Administración del presidente de EE.UU., Donald Trump, tiene como objetivo crear divisiones en Europa y convertirla en una zona de proliferación de focos de conflictos.

Por su parte, el embajador de Rusia en Washington, Anatoli Antónov, negó las acusaciones de Washington sobre los vínculos de Rusia con los piratas informáticos y las ha tachado de “infundadas”. Además, denunció que Washington no ha presentado ninguna prueba específica sobre sus acusaciones acerca de un supuesto ataque cibernético ruso contra entidades norteamericanas.

El diplomático enfatizó que Moscú ha sugerido repetidamente a Washington que establezca un diálogo en el campo de la ciberseguridad, pero las autoridades estadounidenses lo ignoraron.

Washington ha puesto sanciones contra Rusia en más de 50 ocasiones en cinco años, luego de que Moscú condenó la ruptura constitucional en Kiev, en febrero de 2014, y apoyó la independencia de Crimea y su regreso a la jurisdicción rusa.

mrz/ktg/tqi/hnb

Comentarios