• El buque de asalto anfibio USS Boxer (LHD-4) en el mar Arábigo, 14 de julio de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 20 de septiembre de 2019 15:13
Actualizada: viernes, 20 de septiembre de 2019 18:03

Rusia ha advertido que el plan que Estados Unidos intenta impulsar en el Golfo Pérsico no crea ninguna seguridad en la región del Oriente Medio.

“Suponemos que todas las medidas que se tomen en la región deben tener como objetivo principal estabilizar la situación, lamentablemente, la política, incluida de Estados Unidos y otros países, no conduce a este resultado, sino todo lo contrario”, ha declarado este viernes la portavoz de la Cancillería de Rusia, María Zajarova.

De acuerdo con las palabras de la diplomática rusa, el plan tramado el pasado mes de julio por Washington en el estrecho de Ormuz, para supuestamente proteger la libre navegación en la región y hacer frente a Irán, no crea una estabilidad o estabilización adicional, sino una desestabilización.

La portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia además ha indicado que la política de Washington en el Oriente Medio ha fracasado, en este sentido se ha referido a la incapacidad de los sistemas antiaéreos Partiot para repelar el reciente bombardeo de la compañía petrolera saudí de Aramco.

Suponemos que todas las medidas que se tomen en la región deben tener como objetivo principal estabilizar la situación, lamentablemente, la política, incluida la de Estados Unidos y otros países, no conduce a este resultado, sino todo lo contrario”, ha declarado la portavoz de la Cancillería de Rusia, María Zajarova.

 

“Mucho de lo que EE.UU. hace en esa región se asemeja a un colapso total, más que a una política. Es un colapso porque afecta a todos los ámbitos, sin limitarse a uno solo. Hace más de un año, como podemos recordar, los maravillosos misiles estadounidenses erraron el blanco y ahora los maravillosos sistemas estadounidenses de defensa aérea fracasan en repeler un ataque”, ha indicado Zajarova.

LEER MÁS: Irán da por “fracasada” coalición antiraní encabezada por EEUU

El pasado 14 de septiembre, las instalaciones petroleras de la compañía saudí Aramco en Abqaiq y Jurais, en el este de la península Arábiga, fueron atacadas por 10 aviones no tripulados (drones). El movimiento popular yemení Ansarolá reivindicó el ataque, como represalia a la brutal agresión que Arabia Saudí realiza contra el pueblo de Yemen.

No obstante, Washington y Riad acusaron a Teherán de estar detrás de la agresión. El país persa, por su parte, ha negado las acusaciones e insiste en que carecen de fundamento. 

nlr/lvs/rba

Comentarios