• El embajador adjunto de Rusia ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Dmitri Polianski.
Publicada: viernes, 12 de abril de 2019 7:59

Rusia asegura que EE.UU. está tramando un golpe de Estado contra Venezuela en la ONU al buscar retirar credenciales de los enviados del Gobierno de Maduro.

“Es muy difícil encontrar en la historia otro ejemplo de un golpe de Estado tan descarado como el que está ocurriendo ahora”, denunció el jueves el embajador adjunto ruso ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Dmitri Polianski, quien además defendió que el actual embajador venezolano ante el organismo internacional, Samuel Moncada, es el representante legal de su país en la organización y no hay “ninguna razón” para que sea atacado por EE.UU.

El diplomático ruso hizo estas declaraciones después de que el miércoles el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, insistiera que ha llegado el momento de que la ONU reconozca a Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (AN) de la República Bolivariana —declarada en desacato en 2016 y controlada por la oposición— como “presidente interino” de Venezuela.

La Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, —sin considerar el amplio apoyo de varios países a Maduro— está aplicando todo a su alcance para convencer al mundo que “las actuales autoridades venezolanas no son legales”, algo que ha dividido mucho a la comunidad internacional, denunció Polianski.

Es muy difícil encontrar en la historia otro ejemplo de un golpe de Estado tan descarado como el que está ocurriendo ahora” en Venezuela, que fue apoyado y liderado por EE.UU., denuncia el embajador adjunto ruso ante las Naciones Unidas, Dmitri Polianski.

 

El embajador ruso afirmó que la actual crisis en el país suramericano se debe a un intento por parte de EE.UU. de “imponer su voluntad sobre otro país”. Washington trata de “crear la impresión de que Venezuela es un estado fallido”, cuando el principal problema para el país son las sanciones y la presión estadounidense, enfatizó Polianski.

El presidente estadounidense ha reiterado a menudo que no descarta una campaña bélica para sacar del poder al Gobierno de Caracas, mientras el propio Guaidó considera la posibilidad de solicitar el ingreso de una misión militar extranjera.

Caracas, en respuesta, ha denunciado la campaña de presión norteamericana, incluidas actividades de espionaje e intercepción de Washington, como un “viejo truco” para lanzar una agresión militar contra Venezuela.

mkh/ktg/fmk/hnb

Comentarios