• El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguei Lavrov, en una conferencia de prensa en Moscú, 30 de enero de 2019. (Fuente: AFP)
Publicada: miércoles, 30 de enero de 2019 13:58

El desarrollo por EE.UU. de una nueva ojiva nuclear hace aumentar en gran medida el riesgo de una devastadora guerra atómica, advierte Rusia.

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, ha advertido este miércoles de que la producción por Washington de ojivas nucleares W76-2 de pequeño tamaño hace más probable que estalle una guerra atómica, ya que reduce el umbral para el uso de armas nucleares.

“Este tema figura en la revisión de la política nuclear de Washington del año pasado. Entonces ya expresamos nuestra grave preocupación por que el desarrollo de estas municiones de pequeño tamaño reduzca el umbral de uso de armas nucleares y, por supuesto, incrementa el riesgo de conflicto atómico”, ha dicho el dignatario.

Rusia, ha adelantado el canciller, seguirá de cerca la reacción de Europa ante las acciones unilaterales de Estados Unidos en materia de producción de ojivas nucleares, que, ha insistido, minan la estabilidad estratégica del mundo.

Por otra parte, Lavrov ha vuelto a expresar la disposición de Rusia a reanudar diálogos sobre la estabilidad estratégica y, en específico, a fin de alcanzar un acuerdo sobre el Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés) Washington-Moscú, del que EE.UU. tiene previsto retirarse el próximo sábado 2 de febrero.

“Recordamos que hemos propuesto repetidamente a la Administración de Washington que reanude el diálogo sobre la estabilidad estratégica en todos sus componentes, sin excepción. Esta propuesta permanece en la mesa de negociaciones, que, lamentablemente, aún no han comenzado”, ha declarado el ministro.

Este tema figura en la revisión de la política nuclear de Washington del año pasado. Entonces ya expresamos nuestra grave preocupación por que el desarrollo de estas municiones de pequeño tamaño reduzca el umbral de uso de armas nucleares y, por supuesto, incrementa el riesgo de conflicto atómico”, ha dicho el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov.

 

Desde el pasado 20 de octubre, cuando el presidente de EE.UU., Donald Trump, amenazó con retirarse del Tratado INF, Rusia ha rechazado las acusaciones lanzadas por Washington y expresado su disposición a dialogar. El Gobierno ruso ha invitado además a las autoridades de EE.UU. a visitar Rusia y comprobar por sí mismas que no se está violando el acuerdo.

Este fue suscrito en 1987 entre Estados Unidos y la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), y a juicio de numerosos analistas es de importancia vital para preservar la seguridad mundial.

Aparte del abandono previsto del Tratado INF, EE.UU. se retiró en 2002 del Tratado de Misiles Antibalísticos (ABM, por sus siglas en inglés) y ha anunciado su decisión de no debatir ninguna prórroga del Tratado de Reducción de las Armas Estratégicas (START III, por sus siglas en inglés), temas ambos que han suscitado gran preocupación en Rusia y otros países del mundo.

hgn/mla/nlr/hnb

Comentarios