• La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia, María Zajarova.
Publicada: martes, 29 de enero de 2019 15:12

Rusia denuncia que el golpe de Estado en marcha contra el Gobierno de Venezuela, presidido por Nicolás Maduro, procede de Colombia.

En una rueda de prensa que celebró, el lunes, el asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, este sostenía en su mano derecha un cuaderno en el que aparecía apuntada una frase: “5000 tropas a Colombia”. Dicha anotación lleva a suponer que el país norteamericano podría estar realizando ciertos movimientos respecto a Venezuela, que se traducirían en una posible intervención militar en la que participarían los referidos efectivos.

“La desestabilización de la situación en Venezuela proviene de Colombia”, ha alertado este martes la portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajarova, según recoge la agencia oficial local de noticias TASS.

En un mensaje difundido en su cuenta en Facebook, Zajarova ha recordado, además, el principio de no interferir en otros países. “Y qué decir de la no injerencia en los asuntos internos, desde las elecciones hasta la seguridad cibernética, que tanto preocupa a los países occidentales en los últimos años. Bueno, así son las cosas”, ha cuestionado.

La desestabilización de la situación en Venezuela proviene de Colombia”, denuncia la portavoz de la Cancillería de Rusia, María Zajarova, en reacción a informes sobre el posible envío de “5000 tropas estadounidenses a Colombia”.

 

La vocera de la Cancillería rusa ha señalado que la cadena estadounidense de televisión NBC News ha informado esta misma jornada —citando a tres altos funcionarios del Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono)— de que EE.UU. no planea enviar tropas ni a Colombia ni a Venezuela.

No obstante, ha proseguido Zajarova, no ha habido por el momento declaraciones oficiales sobre un posible despliegue de un contingente militar estadounidense en Colombia, por lo que ha instado a EE.UU. a hacer una declaración oficial al respecto.

Venezuela atraviesa una turbulencia política desde que, el 23 de enero, Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional (AN) venezolana —controlada por la oposición y declarada en desacato en 2016— se autoproclamara presidente interino del país bolivariano.

Poco después del anuncio de Guaidó, el Gobierno estadounidense reconoció la supuesta legitimidad de este acto —pese a que Maduro, elegido legalmente en las urnas, comenzó su segundo mandato el pasado 10 de enero—, posicionamiento que fue secundado por otros Estados, como los que integran el llamado Grupo de Lima.

Ante el nuevo intento de agresión de EE.UU., la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) de Venezuela ha reafirmado su máxima lealtad a la Constitución y a Maduro en pro de preservar la paz y la soberanía.

fmk/anz/fdd/rba

Comentarios