• Cuatro cazas Sujoi Su-27 durante una exhibición en Crimea.
Publicada: lunes, 17 de diciembre de 2018 19:03
Actualizada: martes, 18 de diciembre de 2018 3:07

Rusia desplegará una decena de aviones de guerra en Crimea para reforzar su capacidad militar en la península ante una posible provocación armada de Ucrania.

“El 22 de diciembre, más de 10 cazas Su-27SM y Su-30M2 (…) se trasladarán desde el aeródromo de Krimsk al aeródromo militar de Belbek, en Crimea, donde tendrán su base permanente”, ha anunciado el Ministerio ruso de Defensa mediante un comunicado recogido este lunes por medios locales.

El despliegue se enmarca en una reorganización de la base aérea de Belbek, donde se están desarrollando obras de reparación y modernización, indica la Cartera.

En los trabajos ya se ha acabado una pista de aterrizaje de 3450 metros de largo y se han construido varios hangares, agrega.

El anuncio del despliegue se hace unas horas después de que el canciller ruso, Serguéi Lavrov, advirtiera de una posible provocación armada de Ucrania a finales de diciembre en la frontera con Rusia en Crimea y prometiera que, de suceder, Moscú dará una “respuesta dura e inolvidable”.

El 22 de diciembre, más de 10 cazas Su-27SM y Su-30M2 (…) se trasladarán desde el aeródromo de Krimsk al aeródromo militar de Belbek, en Crimea, donde tendrán su base permanente”, ha anunciado el Ministerio ruso de Defensa mediante un comunicado.

 

El ministro ruso de Exteriores explicó que Moscú cuenta con datos según los cuales los “patrocinadores occidentales” del presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, le están recomendando que mantenga las operaciones militares en la frontera con Rusia, pero limitando su intensidad para evitar respuestas contundentes de Moscú para poder “gritar constantemente en los medios de propaganda que los rusos están atacando Ucrania”.

El envío sin precedentes a Crimea de más de diez cazas Sujói del Ejército ruso parece ser un mensaje de Moscú tanto a Kiev como a sus patrocinadores de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de que Rusia no escatimará esfuerzos a la hora de defender su territorio frente a amenazas enemigas.

La tensión entre Moscú y Kiev se ha agravado después de que los guardacostas rusos capturaran a finales de noviembre tres navíos militares ucranianos por violar el estrecho de Kerch, en la estratégica zona del mar de Azov, entre Crimea (adherida en 2014 a la Federación Rusa) y el sureste de Ucrania.

El Kremlin denuncia a Ucrania por violar el derecho internacional al usar “métodos peligrosos” en las aguas territoriales rusas y escenificar una provocación para aumentar la tensión en la zona y llevar al Occidente a imponer nuevas sanciones a Moscú.

mnz/mla/alg/rba

Comentarios