• Fuerzas rusas patrullan entre los edificios destruidos en las afueras de Damasco, capital siria, 16 de abril de 2018.
Publicada: martes, 17 de abril de 2018 0:42
Actualizada: martes, 17 de abril de 2018 1:04

El presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Consejo de la Federación Rusa (el Senado), Konstantin Kosachev, ha afirmado este lunes que Estados Unidos conoce las ‘líneas rojas’ rusas en Siria y si las cruza, enfrentará el endurecimiento de la postura de Moscú.

“Existe una clara comprensión de lo que está sucediendo en Siria y dónde están esas líneas rojas, que al cruzarlas se endurecerá la reacción rusa”, ha señalado Kosachev a los periodistas, tras una reunión del Comité sobre la situación del país árabe.

Tras insistir en que EE.UU. sabe de esas líneas rojas, el senador ha dicho que la crisis de Siria complica las relaciones entre Moscú y Washington en muchos aspectos.

De acuerdo con el legislador ruso, el Kremlin mantiene “un profundo dominio sobre la situación” y una “clara estrategia para avanzar en las relaciones ruso-estadounidenses”, sin embargo, para conseguir el acercamiento entre ambos países es necesario la buena voluntad de la Casa Blanca, lo que no se observa.

Sobre los nexos Washington-Moscú, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha dicho este lunes que las relaciones entre Rusia y Occidente, en particular EE.UU., son peores que en el periodo de la Guerra Fría.

Existe una clara comprensión de lo que está sucediendo en Siria y dónde están esas líneas rojas, que al cruzarlas (por EE.UU.) se endurecerá la reacción rusa”, ha dicho el presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Consejo de la Federación Rusa, Konstantin Kosachev.

 

La madrugada del pasado sábado, Estados Unidos, el Reino Unido y Francia bombardearon múltiples lugares en Siria, tras acusar, sin prueba alguna, al Gobierno de Damasco de llevar a cabo el 7 de abril un ataque con armas químicas en la ciudad de Duma, en la región de Guta Oriental. El Gobierno sirio rechaza las acusaciones.

El ataque tripartita se realizó sin contar con el aval del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) y antes de que los expertos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) empezaran sus trabajos in situ para reunir pruebas acerca del presunto ataque químico en Duma.

mtk/ncl/ask/hnb

Comentarios