• Buques de guerra rusos en una maniobra militar en aguas nacionales.
Publicada: jueves, 21 de diciembre de 2017 9:37
Actualizada: jueves, 21 de diciembre de 2017 19:29

La Duma de Estado (Cámara baja) de Rusia aprueba un acuerdo con Damasco para ampliar la base naval de Tartus para que pueda acoger buques de propulsión nuclear.

La semana pasada, el presidente ruso, Vladimir Putin, envió a la Duma el documento del acuerdo previamente rubricado con su homólogo sirio, Bashar al-Asad, sobre la ampliación del territorio que ocupa la base naval de la Marina de Guerra rusa en el puerto de Tartus, en el oeste de Siria.

Los diputados han revisado este jueves de forma prioritaria el proyecto de ley y le han dado la aprobación legislativa, según recoge la agencia oficial rusa TASS.

“Rusia tiene derecho a enviar la cantidad necesaria de tropas para mantener las instalaciones navales” en este puerto, señala el documento, que además aclara que la base puede albergar un máximo de 11 buques de guerra a la vez, incluidos los que tienen reactores de propulsión nuclear.

Rusia tiene derecho a enviar la cantidad necesaria de tropas para mantener las instalaciones navales”, señala el documento del acuerdo firmado entre Rusia y Siria para ampliar la base naval de Tartus.

Conforme a este acuerdo, las instalaciones navales gozarán de total inmunidad de la jurisdicción civil y administrativa del Gobierno sirio. Sus bienes muebles, inmuebles y equipamientos además serán libres de supervisiones o incautación por parte de Damasco. Las tropas rusas y sus familias también tendrán impunidad y privilegios similares a los proporcionados a los diplomáticos.

“La ratificación del pacto tiene una importancia estratégica”, ha expresado por su parte el jefe del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma Estatal de Rusia, Leonid Slutski, al dirigirse a la reunión plenaria de la Duma.

A su juicio, el establecimiento de una base naval rusa en el territorio de Siria “está totalmente en línea con los objetivos de garantizar la paz y la estabilidad regional, es puramente defensiva y no está dirigido contra ningún otro país”.

Rusia y Siria firmaron el acuerdo el 18 de enero del año en curso para la ampliación de la base de Tartus. El convenio estará vigente 49 años y también está previsto la prórroga del acuerdo por 25 años después de que expire el periodo inicial de 49 años. La base ha servido para lanzar ofensivas contra los grupos terroristas a lo largo de Siria.

mjs/rha/tas

Comentarios