• Un hombre pasa por delante de un sistema antimisiles de Rusia S-400 desplegado en el centro de Moscú, 8 de diciembre de 2016.
Publicada: martes, 6 de diciembre de 2016 15:43
Actualizada: martes, 6 de diciembre de 2016 16:59

El presidente ruso, Vladimir Putin, puede proyectar el poder militar de Rusia hacia un nivel no visto desde la época de la extinta Unión Soviética (URSS).

“La reforma militar ha dado a Rusia, al Kremlin (y) al Sr. Putin un instrumento útil de política exterior que no tuvo Rusia durante un cuarto de siglo”, dice Dmitry Trenin, director del think tank (laboratorio de ideas) del Centro Carneige de Moscú, citado este martes por la agencia estadounidense de noticias The Associated Press (AP).

Teniendo un Ejército sin suficientes miembros y equipado con armas demasiado antiguas, Moscú empezó hace años a mejorar su poder militar. La reforma le permitió a Putin y sus Fuerzas Armadas poner en servicio, cada año, cientos de nuevos aviones, misiles y tanques, además de reclutar más soldados.

La reforma militar ha dado a Rusia, al Kremlin (y) al Sr. Putin un instrumento útil de política exterior que no tuvo Rusia durante un cuarto de siglo”, dice Dmitry Trenin, director del think tank del Centro Carneige de Moscú.

El número de jóvenes interesados en ser parte del Ejército de Rusia ha aumentado de forma significativa en los últimos años. Una razón para ello serían, según el informe de AP, los altos salarios que perciben los militares rusos en comparación con otros trabajos y el hecho de que la generación de hoy en día busca vivir aventuras.

El general mayor ruso Alexander Yarenko informó de que “el Ejército se está haciendo más fuerte a medida que aumenta el número de soldados contratados”, al mismo tiempo que añadió que “las armas son bastante complejas”, por lo que es necesario un alto nivel de entrenamiento.

Entre tanto, explica el texto, al comienzo de la década, el Kremlin se comprometió a gastar más de 300.000 millones de dólares estadounidenses en defensa hasta 2020. Solo el año pasado, se gastó una cifra récord de 48.000 millones de dólares en defensa, un 25 % más que en 2014 y más de un quinto del presupuesto total de Rusia.

En 2015, las tropas rusas recibieron 35 misiles balísticos intercontinentales con cabezas nucleares, más de 240 aviones de combate y helicópteros, y casi 1200 tanques y otros vehículos blindados; todo esto, asegura el informe, es un aumento no visto en el arsenal ruso desde la época soviética.

 

Estos progresos preocupan al Occidente, y en particular a EE.UU., mientras las tensiones entre las partes aumentan cada vez más, especialmente después de la reintegración de la península de Crimea por parte de Rusia en medio de la crisis ucraniana y la campaña aérea que tiene en marcha contra los terroristas en Siria, a la que se unió recientemente el portaaviones ruso Almirante Kuznetsov.

Los analistas, agrega el texto, desconocen qué pasará entre Rusia y el Occidente una vez llegue al poder el presidente electo de EE.UU., Donald Trump: habrá una cooperación amplia ruso-estadounidense o una confrontación.

No obstante, hay indicadores que apuntan a que Putin y Trump podrían llevarse bien, algo que teme el resto de países occidentales, ya que consideran este posible escenario como un camino abierto para Rusia, país que ha afirmado en reiteradas ocasiones que sus movimientos tienen un carácter autodefensivo.

zss/anz/snr/rba

Comentarios