• El sistema antimisiles estadounidense formado por los cohetes interceptores SM-2.
Publicada: jueves, 12 de mayo de 2016 15:03
Actualizada: martes, 19 de julio de 2016 5:02

Rusia ha denunciado como una amenaza para su seguridad la puesta en marcha del sistema de defensa antimisiles de EE.UU., en Rumanía, que se integrará en el proyecto de escudo antimisiles de la OTAN.

"Lo decimos desde el principio (...) estamos convencidos que el despliegue del sistema antimisiles es de por sí una amenaza para la seguridad de Rusia", ha declarado este jueves el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

EE.UU. con el pretexto de proteger el mundo contra Irán y Corea del Norte, allá en 2010, ha lanzado su programa de sistema de antimisiles tanto en Europa oriental como en la península coreana. Hecho que Rusia lo ha interpretado como una acción que contrarrestaría su capacidad nuclear, y desde entonces es uno de los grandes temas de discordia entre Rusia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Lo decimos desde el principio (...) estamos convencidos que el despliegue del sistema antimisiles es de por sí una amenaza para la seguridad de Rusia", ha declarado este jueves el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

La base aérea de Deveselu (Rumanía), en la que EE.UU. ha desplegado su sistema antimisiles formado por los cohetes interceptores SM-2.

 

En este contexto, Peskov ha agregado que en numerosas ocasiones el presidente ruso, Vladimir Putin, se ha preguntado contra quién está dirigido este sistema de defensa antimisiles, y ha recordado que la situación con Irán ha cambiado drásticamente con el acuerdo nuclear alcanzado recientemente, pero aun así el tema sigue igual.

El pasado 16 de enero, Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania), han acordado la entrada en vigor del Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), en virtud del cual, la UE (Unión Europea), el CSNU (Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas) y EE.UU. "levantaron" todas las sanciones antiraníes vinculadas al programa nuclear del país persa y, a cambio, Teherán aplicó una serie de restricciones a su programa nuclear.

En la base aérea de Deveselu, en el sur de Rumanía está desplegado el sistema antimisiles formado por los cohetes interceptores SM-2, y está comprendido dentro de la segunda fase del proyecto de escudo antimisiles estadounidense tras la colocación de un radar en Turquía y de cuatro destructores Aegis en la base militar de Rota (sur de España).

Una versión más moderna del sistema de defensa Aegis montado sobre destructores estadounidenses anclados en la base militar de Rota (sur de España).

 

La tercera fase que se está poniendo en marcha en Polonia, y previsto su funcionamiento para finales de 2018, provocan la lógica reacción de las autoridades rusas, como es el caso del presidente de la comisión de Defensa de la Duma, Vladimir Komoyedov, quien ha dicho recientemente que todo este despliegue estadounidense cerca de las fronteras rusas de esta manera tan contundente está dirigido contra Moscú, y no es Irán sino Rusia y su capacidad disuasoria nuclear su objetivo.

krd/ktg/nal

Comentarios