• Supuestas imágenes de los sistemas de misiles rusos Iskander-M en la base aérea siria de Hmeimim, en la ciudad de Latakia, oeste de Siria.
Publicada: jueves, 31 de marzo de 2016 1:39
Actualizada: jueves, 31 de marzo de 2016 22:09

Rusia ha desplegado en Siria, en los últimos días, su sistema de misiles tácticos más avanzado, el Iskander-M, que es capaz de portar una cabeza nuclear, según informes recién revelados.

El portal israelí DEBKAfile, citando a fuentes militares y de inteligencia, informó el miércoles que a pesar de que los aviones de combate rusos se retiran a raíz del reciente anuncio de repliegue parcial del contingente presente en Siria, estos son rápidamente reemplazados por los más avanzados misiles en poder de Rusia.

Su despliegue en la base aérea de Hmeimim, en la ciudad siria de Latakia (oeste), asegura el informe, es un elemento de cambio en términos del equilibrio de fuerzas en Oriente Medio, ya que hace que la base rusa sea el núcleo de los misiles más sofisticados de la región.

El área que cubre el sistema de misiles tácticos Iskander-M, desplegado en la base aérea de Hmeimim, en la ciudad siria de Latakia (oeste).

 

El área que cubre el Iskander-M, considerado como el mejor misil balístico de corto alcance del mundo, incluye, desde la base siria a todos los territorios ocupados por el régimen israelí, a Turquía hasta las afueras de Ankara (capital) y el Mediterráneo oriental y central, incluido Chipre.

Según estas filtraciones, los misiles Iskander-M –que nunca han sido puestos a disposición de ningún ejército extranjero para su uso operativo– fueron posicionados en la base siria el 25 de marzo, diez días después de que Moscú anunciase que los sistemas de misiles tierra-aire S-400 permanecerían en Siria después de la parcial retirada.

Su vehículo de lanzamiento móvil tiene capacidad para dos misiles y solo se necesitan unos minutos para preparar su lanzamiento. Además, cada misil puede ser disparado por separado y el equipo operativo puede fijar un nuevo objetivo mientras esté en el aire para poder atacar blancos móviles como lanzadores de misiles, columnas de tanques o convoyes de suministros en movimiento.

Otra característica especial del Iskander-M es el control de su ojiva mediante una señal de radio codificada, de tal manera que ni siquiera los vehículos aéreos no tripulados (UAV, por sus siglas en inglés) ni los aviones de control y vigilancia aérea (AWACS, por su acrónimo en inglés) pueden interceptarla, haciendo así posible que el misil dé con el objetivo a una velocidad supersónica sin ser derribado. 

Sus objetivos se pueden establecer mediante satélites, aviones de vigilancia, mecanismos de inteligencia o incluso por los soldados sobre el terreno sin que su sistema de navegación independiente, al contrario que otros misiles balísticos, se vea afectado por las condiciones meteorológicas adversas, incluyendo la niebla o la oscuridad.

Rusia probó por primera vez el sistema ruso de misiles tácticos en diciembre de 2015 durante unos ejercicios prácticos en la República de Buriatia (parte surcentral de Siberia, Rusia).

snr/anz/rba

Comentarios