• Ali Akbar Velayati, director del Centro de Estudios Estratégicos del Consejo del Discernimiento del Sistema de la República Islámica de Irán.
Publicada: jueves, 1 de octubre de 2015 3:34
Actualizada: jueves, 1 de octubre de 2015 10:55

Un funcionario de alto rango iraní ha criticado el comportamiento de las autoridades de Arabia Saudí con respecto a la estampida mortal acaecida en Mina.

“Tras la tragedia de Mina, las autoridades de Riad han dado datos incoherentes sobre las estadísticas del incidente, lo que ha resultado en la desconfianza de los demás países”, ha precisado este miércoles el director del Centro de Estudios Estratégicos del Consejo del Discernimiento del Sistema de la República Islámica de Irán, Ali Akbar Velayati.

Tras la tragedia de Mina, las autoridades de Riad han dado datos incoherentes sobre las estadísticas del incidente, lo que ha resultado en la desconfianza de los demás países, ha precisado el director del Centro de Estudios Estratégicos del Consejo del Discernimiento del Sistema de la República Islámica de Irán, Ali Akbar Velayati.

Después de insistir en la necesidad de esclarecer las causas de este trágico incidente, Velayati ha subrayado que la advertencia del Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, sobre la respuesta de Irán a cualquier desprecio que se haga a los peregrinos iraníes en territorio saudí será “dura y contundente” ,no solo va dirigida a las autoridades de Riad, sino también a sus aliados.

“Esperamos que ciertos países occidentales que han sembrado la discordia en la región, en particular en Irak, Siria y Yemen, no piensen hacer lo mismo en tierra santa (La Meca y Medina)”, ha confiado el funcionario iraní.

A su juicio, la advertencia del Líder iraní a Arabia Saudí sobre la tragedia de Mina transmite un mensaje claro: insta a Riad a asumir todas sus responsabilidades, ya que los saudíes, ha insistido, no han cumplido con sus compromisos internacionales ni religiosos con respecto a los hechos.

El lunes, la Organización de Hach y Peregrinación de Irán cifró en más de 4700 el número de fallecidos en la reciente avalancha en Mina, y advirtió de la posibilidad de que el número aumente aún más.

El martes, horas después de que el viceministro de Salud de Arabia Saudí, Hamad bin Mohamad al-Zeweile, confirmara que la cifra de los peregrinos muertos en la estampida se había elevado a 4173 personas, la misma entidad desmintió su propia noticia, incurriendo en flagrante contradicción.

Desde el principio, Irán y varios países más denunciaron la censura y el bloqueo mediático impuesto por Arabia Saudí, y alertaron de que el número de los fallecidos en Mina es mucho mayor de lo que indican las autoridades de Riad.

Irán, por ser uno de los países más afectados por esta catástrofe humanitaria, ha denunciado la mala gestión de Riad en la organización de los rituales del Hach, y acusa al régimen de Al Saud de ser responsable directo del desastre.

El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, insistió el lunes en que Teherán adoptará las medidas políticas y jurídicas oportunas para investigar el drama.

El vicecanciller iraní para Asuntos Árabes y Africanos, Husein Amir Abdolahian.

 

Además, este miércoles, el vicecanciller iraní para Asuntos Árabes y Africanos, Husein Amir Abdolahian, ha pedido a Riad la repatriación inmediata de los cuerpos de las víctimas iraníes que perecieron en la trágica estampida.

De acuerdo con el vicecanciller iraní, están actualmente en curso conversaciones oficiales entre el ministro iraní de Salud y Educación Médica, Seyed Hasan Qazizade Hashemi, y las autoridades saudíes, acerca de cómo repatriar los restos de los peregrinos iraníes al país persa.

Determinar el destino de los peregrinos desaparecidos y la repatriación de cada uno de los cuerpos de las víctimas es una prioridad para Irán, ha agregado.

Para Amir Abdolahian, el viaje de Hashemi a Arabia Saudí como representante del Gobierno iraní está siendo muy eficaz y ha facilitado las conversaciones.

mep/anz/rba