• El embajador permanente de Irán ante la ONU, Amir Said Iravani.
Publicada: miércoles, 29 de noviembre de 2023 7:00

Irán llama a no permitir que Israel cometa crímenes con impunidad y pide revivir la resolución de la ONU que destaca la naturaleza racista del régimen sionista.

“La comunidad internacional debe tomar en serio los crímenes de este régimen y el pueblo palestino debe recibir apoyo a nivel internacional. Es hora de que la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) reviva su resolución 3379 [del año 1975], que cataloga al sionismo como una forma de racismo y discriminación racial”, instó el martes el embajador permanente de Irán ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Amir Said Iravani.

La resolución 3379, aprobada el 10 de noviembre de 1975 por la AGNU, equiparó al sionismo con el racismo en general y con el apartheid sudafricano en particular, y llamó a su eliminación, entendiéndola como una forma de discriminación racial.

Iravani, además de exigir no permitir a los sionistas disfrutar de impunidad para cometer sus crímenes, urgió a apoyar la formación de un Estado palestino independiente, y, en este contexto, aceptar a Palestina como miembro pleno de las Naciones Unidas.

El diplomático iraní denunció los intentos de Israel por persuadir a los demás que sus últimas agresiones contra la Franja de Gaza —que se han saldado con la muerte de unas 15 000 personas— respondieron a su derecho de autodefensa.

Israel, núcleo central de las crisis y conflictos en la región

En este sentido, Iravani se refirió a un informe del Comité para el Ejercicio de los Derechos Inalienables del Pueblo Palestino (CEIRPP, por sus siglas en inglés), de acuerdo con el cual, “la desafortunada situación actual en la Palestina ocupada es resultado directo de la ocupación del régimen sionista, que en realidad es el núcleo central de las crisis y conflictos en la región”.

 

Según este informe, prosiguió el enviado iraní, antes del 7 de octubre —cuando el Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS) lanzó la operación Tormenta Al-Aqsa contra Israel— el número de mártires palestinos a principios de 2023 había alcanzado la cifra más alta desde 2006.

“Los colonos sionistas atacaban al pueblo palestino, incluidos los niños. Según el derecho internacional, estos colonos armados, que han intervenido directamente en el conflicto con el apoyo de las fuerzas armadas sionistas, no pueden ser considerados ciudadanos protegidos por el derecho humanitario”, dijo.

Por todo, Iravani subrayó que “exigir que el régimen sionista rinda cuentas por sus crímenes, incluidos los crímenes de guerra, los crímenes contra la humanidad y el genocidio, es un derecho inalienable de los palestinos”.

El funcionario persa ratificó la postura de la República Islámica, recalcando una ve más que la paz se establecerá en Palestina, una vez terminada la ocupación y además con el regreso de los refugiados palestinos a sus tierras para ejercer su derecho a autodeterminación.

A su criterio, en la crisis en curso en Gaza, la prioridad más importante es extender la tregua para que se convierta en un alto el fuego permanente.

La tregua acordada el viernes por Israel y HAMAS se prolongó el martes para permitir la liberación de más rehenes israelíes y presos palestinos y la entrada de ayuda adicional a la Franja de Gaza, donde la situación humanitaria sigue siendo catastrófica tras los bombardeos israelíes.

tqi/ncl/hnb