• El petrolero de bandera vietnamita detenido por el Cuerpo de Guardianes de Irán, 24 de octubre de 2021.
Publicada: miércoles, 8 de diciembre de 2021 3:05

Irán denuncia las acciones ilegales de las potencias hegemónicas en los mares que dificultan la circulación de buques cisterna y barcos iraníes en aguas libres.

La representante permanente adjunta de la República Islámica de Irán ante Organización de las Naciones Unidas, Zahra Ershadi, denunció el martes los actos hostiles e intimidatorios de ciertos países occidentales que dificultan la circulación de los barcos iraníes en las aguas internacionales, así como las sanciones de EE.UU. que impiden el abastecimiento de productos básicos e insumos por vía marítima a Irán.

“La provisión de necesidades básicas para las personas, como alimentos, medicamentos, equipos médicos y la cadena de suministro, se ha visto gravemente afectada debido a la interrupción de la libertad de movimiento de las líneas navieras iraníes como resultado de las siniestras sanciones estadounidenses”, aseveró la diplomática iraní en un discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU).

Conforme a Ershadi, además de estas acciones ilegales, Teherán es testigo del robo de su petróleo en el mar desde el año pasado. “La República Islámica de Irán advierte de la continuación de políticas tan peligrosas que han agravado la situación debido a medidas unilaterales y arrogantes, y llama a la comunidad internacional a condenar estas acciones ilegales, que representan una amenaza para el libre comercio en el mar y la libertad de navegación”, precisó.

Irán, prosiguió, reafirma su compromiso con un orden marítimo consolidado que garantice los derechos e intereses del mar para todos, y que las actividades navales se desarrollen sin problemas y de conformidad con el derecho marítimo internacional.

“Sobre la base de tales compromisos y considerando la prolongación de los conflictos y la escalada de tensiones entre los Estados del litoral del Golfo Pérsico que no solo causa más inestabilidad en la región, sino que también pone en grave peligro el desarrollo y la prosperidad de la población en Asia Occidental, la República Islámica ha presentado una propuesta y una solución basada en el diálogo, la cooperación y el respeto mutuo en la 74.ª sesión de la AGNU”, explicó Ershadi.

 

En este sentido, la diplomática persa destacó el papel de la República Islámica de Irán en la lucha contra la piratería y en cuanto a la cooperación con otros países, lo que, insistió, ha sido reflejado por el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en sus sucesivos informes y también elogiado por el Consejo de Seguridad en sus numerosas resoluciones.

El pasado 24 de octubre, las fuerzas navales del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán recuperaron un petrolero cargado con crudo iraní después de que los militares estadounidenses secuestraran el buque y transfirieran el cargamento a otro navío en el mar de Omán.

Es más, las fuerzas norteamericanas fracasaron también en su segundo intento de robar el cargamento gracias a la acción oportuna de la Armada iraní, pese a perseguir por un tiempo el barco con sus helicópteros y destructores, tal como informó la televisión estatal iraní.

Teherán considera la piratería de Washington como una violación de las regulaciones marítimas y las convenciones internacionales. De hecho, asegura que la República Islámica de Irán se reserva el derecho de demandar al país norteamericano.

A su vez, Irán ha resaltado que nunca se rendirá ante las presiones y sanciones de EE.UU. y que buscará medidas para evitar la paralización de su industria energética y petrolera.

mep/ncl/rba