• Iraníes protestan ante embajada francesa por islamofobia de Macron
Publicada: miércoles, 28 de octubre de 2020 13:23
Actualizada: miércoles, 28 de octubre de 2020 21:26

Cientos de manifestantes iraníes se congregan frente a la embajada de Francia en Teherán para denunciar las declaraciones islamófobas del presidente francés.

Corearon eslóganes como “Muerte a Estados Unidos”, “Muerte a Israel”, Muerte a Arabia Saudí” y portando caricaturas del presidente de Francia, Emmanuel Macron, los indignados han condenado la publicación de las caricaturas insultantes contra el Profeta del Islam, el Hazrat Muhamad (la paz sea con él) en la revista satírica gala Charlie Hebdo y el apoyo del presidente galo a este acto que ha herido los sentimientos de 2000 millones de musulmanes en todo el mundo.

Los manifestantes han exigido la expulsión del embajador francés de Teherán, capital iraní, y la disculpa del mandatario del país europeo a los musulmanes. Además, han insistido en boicotear los productos franceses.

Al final de la marcha, los congresistas han emitido una declaración, en la que han denunciado que estos actos y crímenes blandos y culturales allanan el terreno para los crímenes graves y el derramamiento de sangre de decenas de miles de musulmanes inocentes en todo el mundo, crímenes que son embellecidos, sin vergüenza, con eslóganes ridículos como defender la democracia y los derechos humanos.

De este modo, han condenado la traición de ciertos países árabes radicales de la región de Asia Occidental a la comunidad islámica al normalizar sus vínculos con el régimen de Israel y han asegurado que este tipo de atrevimiento que se envía, de vez en cuando, por parte de uno de los aliados de la arrogancia mundial, es el resultado de un plan amplio diseñado a largo plazo por la coalición hebreo-occidental.

Manifestantes iraníes se congregan frente a la embajada de Francia en Teherán para denunciar las declaraciones islamófobas del presidente francés, 28 de octubre de 2020.

 

El mandatario galo manifestó el pasado miércoles que no iba a “renunciar a la publicación de las caricaturas” y urgió a “combatir el separatismo islamista” y a “estructurar el Islam” en Francia.

Varios países islámicos, incluidos Irán, Paquistán, Irak, El Líbano, Palestina, Bangladés y Turquía han sido escenarios de protestas contra las declaraciones islamófobas de Macron. Los indignados aseguran que el ataque a los símbolos sagrados del Islam no es tolerable ni aceptable.

De este modo, se han multiplicado las llamadas al boicot de los productos franceses. En esa misma línea, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, instó a la ciudadanía de su país a boicotear los productos franceses.

En Catar, las cadenas de distribución Al Meera y Suq al Baladi anunciaron que “retirarán” los productos galos de sus tiendas.

En Arabia Saudí, los ciudadanos respaldaron una campaña a través de las redes sociales para dejar de comprar en la cadena francesa de supermercados Carrefour.

Esto mientras que en Kuwait la ONG Unión de Sociedades Cooperativas de Consumidores retiró de más de 70 establecimientos productos de belleza fabricados por empresas galas.

msm/lvs/rba/hnb