• El 6 de agosto de 1945 una bomba atómica de uranio enriquecido por EEUU explotó a una altura de 600 metros sobre Hiroshima.
Publicada: viernes, 7 de agosto de 2020 7:40

La cuenta de Twitter del Líder de Irán denuncia los incontables crímenes de EE.UU. en el 75.º aniversario del bombardeo atómico de Hiroshima.

“En agosto de 1945, Estados Unidos mató inmediatamente a más de 100 000 personas arrojando una bomba atómica a la ciudad de Hiroshima (en Japón). Esta es la naturaleza del Ejército hegemónico, ateo e inmoral de EE.UU.”, dijo el ayatolá Seyed Ali Jamenei en un discurso pronunciado el 30 de octubre de 2019.

Con ocasión del 75.º aniversario de la tragedia de Hiroshima, el perfil de Twitter del Líder de la Revolución Islámica citó el jueves los comentarios del ayatolá Jamenei sobre ese crimen atroz cometido por EE.UU. al final de la II Guerra Mundial.

El Líder de Irán denunció entonces los incontables crímenes perpetrados por “potencias hegemónicas”, encabezadas por EE.UU., y señaló que si alguien intenta recopilar esas atrocidades tendría que escribir varios libros.

El 6 de agosto de 1945, Estados Unidos borró del mapa Hiroshima, tras atacar esta ciudad con una bomba atómica de gran potencia, acción que repitió tres días después en Nagasaki, forzando la rendición incondicional de Japón y, con ello, el final de la II Guerra Mundial.

Los bombardeos atómicos estadounidenses mataron a casi 300 000 personas en ambas ciudades. Así, Japón se convirtió en la única nación atacada con armas atómicas.

75 años después de esta catástrofe, Estados Unidos sigue sin pedir perdón a Japón y a las víctimas por esta atrocidad histórica. Además, es el único país del mundo que ha utilizado bombas atómicas y sigue aumentando sus arsenales nucleares.

 

El miércoles, el embajador de Irán en Rusia, Kazem Yalali, tachó de “crímenes de lesa humanidad” los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki, y cargó contra EE.UU. por justificar que los ataques acabaron con la II Guerra Mundial.

Para el diplomático persa, los brutales bombardeos atómicos en Japón, lanzados por Estados Unidos, un país que “se autoproclama defensor del control de armas”, constituye un claro ejemplo del “doble estándar” en materia nuclear.

“Por un lado, la producción, el almacenamiento e incluso el uso de ojivas nucleares por un país son justificados, y por el otro, el uso de la energía nuclear con fines pacíficos por otro Estado (como Irán) es considerado ‘una amenaza para la paz y la seguridad internacional’”, criticó Yalali.

La República Islámica de Irán pide una cooperación internacional para poner fin al almacenamiento y uso de las armas atómicas en el mundo, además de que exige que se respete el derecho de los países a usar la energía nuclear con fines pacíficos.

ftm/ktg/krd/hnb