• El teniente general Qasem Soleimani, excomandante de la Fuerza Quds del CGRI de Irán, asesinado por EE.UU.
Publicada: martes, 18 de febrero de 2020 19:14
Actualizada: miércoles, 19 de febrero de 2020 8:57

Una relatora de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) denuncia que, con el asesinato del general Soleimani, EE.UU. conducirá al mundo hacia el desastre.

El asesinato del teniente general Qasem Soleimani, que fungió como comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, por EE.UU., estableció un precedente peligroso que podría “ser una receta para el desastre”, ha dicho este martes la relatora especial de la ONU sobre Asesinatos Selectivos y Ejecuciones Extrajudiciales, Agnes Callamard.

“El asesinato selectivo de Soleimani destruyó por completo el estándar relacionado con el uso extraterritorial de la fuerza por parte de un Estado”, ha sostenido Callamard en declaraciones a la agencia británica de noticias BBC.

La experta también ha señalado que, al matar al estratega persa en una operación en Bagdad (capital iraquí) a principios del pasado mes de enero, EE.UU. violó las normas internacionales sobre operaciones militares extraterritoriales.

Conforme ha subrayado la relatora de la ONU, Washington “apuntó a un funcionario estatal”, mientras que en el pasado eran mayormente actores no estatales los que habían sido atacados por el país norteamericano.

 

El portavoz de la Cancillería de Irán, Seyed Abás Musavi, ha advertido este martes que el asesinato del general Soleimani por EE.UU. hará del mundo un lugar más inseguro.

Unos días después del asesinato de Soleimani, la División Aeroespacial del CGRI lanzó un ataque aéreo con misiles tierra-tierra contra la base aérea Ain Al-Asad, ubicada en la provincia occidental iraquí de Al-Anbar y ocupada por las tropas norteamericanas desde la invasión de Irak en 2003, y otra en Erbil, capital de la región del Kurdistán iraquí, provocando importantes lesiones cerebrales entre los uniformados norteamericanos, una situación embarazosa que el presidente de EE.UU., Donald Trump, se niega a reconocer.

ftn/anz/mrz/rba

Comentarios