• El portavoz del Ministerio de Exteriores de Irán, Abás Musavi, en una rueda de prensa en Teherán, la capital persa.
Publicada: sábado, 12 de octubre de 2019 22:41

Irán ha manifestado su disposición para mantener negociaciones con Arabia Saudí, con o sin mediación internacional, para solventar la tensión en la región.

“La República Islámica siempre ha anunciado que está dispuesta a hablar, con o sin mediador, con los países vecinos, incluido Arabia Saudí, para evitar malentendidos”, ha indicado este sábado, el portavoz de la Cancillería iraní, Abás Musavi, en declaraciones emitidas por la emisora estatal de Radio y Televisión persa (IRIB, por sus siglas en inglés).

Sus declaraciones se producen tras ser preguntado sobre los reportes que indicaron que el primer ministro paquistaní, Imran Jan, que llegará el próximo domingo a Irán, podría intentar mediar entre Teherán y Riad.

“Hasta este momento, el tema de la mediación de Imran Jan no se ha planteado, sin embargo, las autoridades de ambos países discutirán durante esta visita el desarrollo de las relaciones bilaterales y abordarán diferentes temas regionales e internacionales”, ha explicado Musavi.

En otra parte de sus comentarios, el vocero de la Cartera persa ha elogiado los esfuerzos de Islamabad para establecer la seguridad y la paz en la región, al mismo tiempo, ha urgido a los Estados ribereños del Golfo Pérsico evitar eventos que causen la mediación de “los países terceros o extrarregionales” para resolver la situación.

LEER MÁS: General iraní: Nadie puede asegurar el Golfo Pérsico excepto Irán

La República Islámica siempre ha anunciado que está dispuesta a hablar, con o sin mediador, con los países vecinos, incluido Arabia Saudí, para evitar malentendidos”, ha indicado el portavoz de la Cancillería iraní, Abás Musavi.

 

El pasado martes, el ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Mohamad Yavad Zarif, manifestó que Teherán hablará con Arabia Saudí siempre y cuando el reino árabe “deje de matar gente” en su violenta agresión militar contra Yemen.

El viaje de Imran Jan a Teherán (la capital persa), tiene lugar en momentos en que la región del Golfo Pérsico vive una escalada de tensión después de que Arabia Saudí culpara, sin prueba alguna, a Irán de un ataque perpetrado el 14 de septiembre contra sus instalaciones petroleras de Aramco, reivindicado por las fuerzas armadas de Yemen.

LEER MÁS: Irán urge inmediato fin de agresión y bloqueo saudí contra Yemen

La República Islámica niega cualquier vínculo con el incidente, resaltando que el ataque a la petrolera saudí supone una respuesta por las agresiones diarias que el reino árabe y sus aliados, entre ellos EE.UU. llevan a cabo en Yemen.

Las violentas agresiones saudíes contra el país más pobre del mundo árabe, en muchas ocasiones perpetradas con aeronaves y bombas fabricadas en EE.UU. y otros países occidentales han dejado más de 140 000 yemeníes muertos y heridos. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) calcula que, si la guerra no se detiene, la cifra de víctimas mortales llegará a 500 000 para finales del año 2020.

myd/lvs/rba