• El presidente de Irán, Hasan Rohani, durante una reunión con clérigos e intelectuales azerbaiyanos en Bakú, capital de Azerbaiyán, 8 de agosto de 2016.
Publicada: domingo, 7 de agosto de 2016 23:18
Actualizada: martes, 9 de agosto de 2016 2:36

Irán ha ofrecido ayuda a Irak desde el inicio de los actos terroristas de Daesh en este país y evitó la caída de Bagdad y Erbil, asegura el presidente persa.

Desde el primer día de las actividades del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en Irak, la República Islámica de Irán no demoró en ayudar al pueblo de este país y no permitió que Bagdad (su capital) y Erbil (capital de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí) cayeran”, declaró el domingo el presidente de Irán, Hasan Rohani, en una reunión con los clérigos e intelectuales azerbaiyanos en Bakú, capital de Azerbaiyán.

Asimismo, afirmó que el flagelo del terrorismo “en el nombre del Islam” ha sido el complot de los enemigos de esta religión para generar islamofobia en todo el mundo y lamentó que esos hubieran estado armando a terroristas y asesinos para “sembrar discordia entre los musulmanes”.

Desde el primer día de las actividades del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en Irak, la República Islámica de Irán no demoró en ayudar al pueblo de este país y no permitió que Bagdad (su capital) y Erbil (capital de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí) cayeran”, dice el presidente de Irán, Hasan Rohani.

A este respecto el mandatario persa subrayó la necesidad de no permitir que los musulmanes se enfrenten más, que aumente la discrepancia y matanza entre ellos y que los jóvenes musulmanes se desvíen de la verdadera práctica del Islam.

El presidente de Irán, Hasan Rohani, habla durante una reunión mantenida en Bakú, capital de Azerbaiyán, con los clérigos e intelectuales azerbaiyanos, 8 de agosto de 2016.

 

En esta misma línea consideró que los problemas que se viven de momento en el mundo del Islam “tienen raíz en las injerencias de los enemigos”. “Los enemigos buscan difamar al Islam y para conseguir tal objetivo provocan a un grupo de personas a crear discrepancia y a matar a sus propios hermanos”, agregó.

De acuerdo con Rohani, el Islam, como la religión común entre Irán y Azerbaiyán, es uno de los factores que crean enlace entre sus pueblos que coinciden en diferentes asuntos políticos y económicos regionales e internacionales, según aseguró horas más temprano del mismo domingo.

Rohani había hecho tales declaraciones respecto a los lazos bilaterales entre Teherán y Bakú en una rueda de prensa antes de la rúbrica de seis memorándums de entendimiento bilaterales en diferentes sectores, supervisada por él y su homólogo azerbaiyano Ilham Aliyev.

tqi/rha/hnb

Comentarios