• Se ve el asentamiento ilegal israelí de Har Homa en Cisjordania ocupada, 27 de octubre de 2021. (Foto: Reuters)
Publicada: sábado, 29 de julio de 2023 2:40

Amnistía Internacional denuncia la expulsión forzada de 500 palestinos de Néguev, y pide medida internacional para poner fin a los crueles planes de Israel.

La corte distrital de Beer Sheva de Israel dio a las familias palestinas en la aldea de Ras Jrabah, situada en la región de Al-Naqab (Néguev), en el sur de los territorios ocupados, hasta marzo del 2024 para destruir sus hogares y dar paso a la expansión de la ciudad israelí Dimona.

“Esta sentencia muestra cómo las leyes profundamente discriminatorias de Israel sobre la propiedad de la tierra se utilizan para imponer el “apartheid” contra los ciudadanos palestinos de Israel, a quienes se les niegan sistemáticamente los mismos derechos que los israelíes”, ha lamentado la directora regional de la oenegé pro derechos humanos Amnistía Internacional (AI) para Asia Occidental y el Norte de África, Heba Morayef, en un comunicado emitido este viernes

La nota detalla que la medida israelí es parte de un plan para construir un barrio ilegal en la ciudad de Dimona para los colonos, mientras que la población palestina se verá obligada a moverse a un empobrecido y segregado poblado beduino de las cercanías.

Ha revelado también que, el régimen israelí ha forzado a los residentes palestinos de la aldea que paguen una multa de unos 31 700 dólares para cubrir los gastos legales.

 

A continuación, Morayef ha instado a la comunidad internacional a que presione “a las autoridades israelíes para que desechen estos crueles planes y pongan fin a su política de desalojos forzosos de palestinos” en la zona.

Ras Jrabah, de 84 acres (unas 26 hectáreas), pertenece históricamente a la tribu Al Hawashle y sus pobladores que han vivido allí antes de que se estableciera Dimona.

sre/ctl/mkh