• Jason Greenblatt, enviado especial de EE.UU., para Oriente Medio (izq.), y Jared Kushner, yerno y el principal asesor del presidente Donald Trump.
Publicada: jueves, 5 de septiembre de 2019 21:34
Actualizada: viernes, 6 de septiembre de 2019 7:52

Palestina considera la renuncia de Jason Greenblatt, un arquitecto del llamado ‘acuerdo del siglo’ de EE.UU., “una derrota” para el presidente Donald Trump.

El Movimiento Palestino de Liberación Nacional (Al-Fatah) ha reaccionado a la anunciada renuncia de Greenblatt y señalado que “ya ha llegado el momento que (el presidente de EE.UU., Donald) Trump acepte la derrota” de su supuesto plan de paz, que según el propio enviado especial de EE.UU. para Oriente Medio, “no da ninguna garantía a los palestinos”.

“Aunque la (anunciada) renuncia de Greenblatt no implica el fin del ‘acuerdo del siglo’, pero sí es una clara confesión de que los enviados novatos de EE.UU. no pueden tolerar las consecuencias de las políticas que adopta la Administración”, ha indicado el partido Al-Fatah, liderado por el presidente palestino, Mahmud Abás, en un comunicado emitido este jueves.

El partido palestino, asimismo, ha hecho notar que cualquier plan que haga caso omiso a “los derechos legítimos de la nación palestina, está condenado al fracaso”.

LEER MÁS: EEUU no confirma su apoyo a la creación de un “Estado palestino”

LEER MÁS: ‘Acuerdo del siglo de EEUU es un crimen contra sociedad humana’

Aunque la (anunciada) renuncia de Greenblatt no implica el fin del ‘acuerdo del siglo’, pero sí es una clara confesión de que los enviados novatos de EE.UU. no pueden tolerar las consecuencias de las políticas que adopta la Administración”, ha indicado el partido palestino Al-Fatah sobre la futura salida de Jason Greenblatt, el enviado especial del presidente de EE.UU., Donald Trump, para Oriente Medio.

 

Brian Hook sustituirá a Greenblatt en el proceso de la implementación del llamado plan de paz

Un alto funcionario de la Administración estadounidense ha indicado la misma jornada del jueves al diario local The Hill, que Greenblatt se prepara para abandonar la Casa Blanca “dentro de unas semanas”.

La salida de Greenblatt que, según el medio norteamericano, es uno de los arquitectos del llamado ‘acuerdo del siglo’ para poner fin al conflicto palestino-israelí, había sido “discutida” a finales de 2018, cuando la Casa Blanca comenzó a adoptar medidas para la transición del control del aludido “plan de paz”, ha explicado la fuente consultada.

El informante, que fue citado en anonimato por The Hill, ha añadido que Brian Hook, coordinador del Departamento de Estado estadounidense para los asuntos de Irán, “asumirá parte de las responsabilidades para manejar el proceso de paz en Oriente Medio”.

El judío Jared Kushner, yerno y el principal asesor de Trump en asuntos del Oriente Medio —que tiene lazos comerciales con el régimen de Israel— y Avi Berkowitz, un alto asesor del mandatario, no obstante, “desempeñan un papel más destacado” en ello, de acuerdo con el funcionario.

 

Un acuerdo sobre Palestina que excluye a palestinos

El plan proisraelí de la Casa Blanca ha generado una ola de críticas y protestas tanto dentro como fuera de los territorios ocupados palestinos. Se trata del segundo polémico paso de Trump anunciado en los últimos dos años, tras reconocer a la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén) como “capital” de Israel, a la que traslado poco después la embajada de EE.UU.

Pese a anunciar fechas, los arquitectos del ‘acuerdo del siglo’, diseñado en 2017, aún no lo han presentado. La Cancillería palestina ha tildado el supuesto “plan de paz” estadounidense de la “nueva Declaración Balfour”, documento que facilitó en 1917 la ocupación de Palestina por Israel.

La Declaración Balfour fue una carta que envió el 2 de noviembre de 1917 el entonces canciller británico, Arthur James Balfour, a Lionel Walter Rothschild, un prominente líder sionista, donde expresó el apoyo de Londres a un “hogar nacional para el pueblo judío” en Palestina.

Ahora, transcurridos 102 años, EE.UU. revela su plan económico para crear un “fondo global” de 50 000 millones de dólares en inversiones para los territorios ocupados y países árabes vecinos de cara a la próxima década, sin mencionar la economía del Estado de Palestina, aunque sí intenta encubrir la ocupación y los asentamientos ilegales israelíes.

ask/rha/mjs

Comentarios