• Vídeo: Ministro israelí y colonos irrumpen en la Mezquita Al-Aqsa
Publicada: domingo, 9 de diciembre de 2018 18:19

Un ministro israelí y más de 100 colonos, con protección policial, han irrumpido en el recinto de la Mezquita Al-Aqsa, en la ciudad de Al-Quds (Jerusalén).

El ministro israelí de agricultura y desarrollo urbano, Uri Ariel, acompañado por 108 colonos israelíes, ha entrado este domingo en los recintos de Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado para los musulmanes, mientras efectivos de la policía de este régimen actuaban como escoltas en este acto provocador.

La agencia palestina de noticias Qudspress ha informado de que los colonos se adentraron en la mezquita sagrada desde la puerta de los Marroquíes y la de Al-Silsela, y realizaron rituales religiosos en este lugar sagrado.

Conforme al Tratado de Paz de Wadi Araba (1994) entre Jordania y el régimen de Tel Aviv, Amán tiene la responsabilidad de proteger los lugares santos, tanto islámicos como cristianos, de la ciudad, y los judíos pueden entrar, pero no realizar rituales. No obstante, los colonos y militares israelíes irrumpen con gran frecuencia en Al-Aqsa y sus explanadas y, según reconocen las Naciones Unidas, cometen “provocaciones religiosas”.

 

Qudspress ha añadido que la policía ha desplegado un fuerte dispositivo policial en diferentes puntos del recinto de las mezquitas para velar por la seguridad de los provocadores.

El número de provocaciones de las autoridades israelíes en el recinto sagrado ha aumentado en los últimos meses después de que el primer ministro del régimen de Tel Aviv, Benjamín Netanyahu, decidiera anular la prohibición de que sus parlamentarios visiten el recinto de la Mezquita Al-Aqsa.

Desde hace meses los disturbios se repiten en la Explanada de las Mezquitas. Los judíos extremistas y las autoridades del régimen de Israel están recurriendo, desde hace años, a todas las medidas a su alcance para arrebatarles a los palestinos la autoridad del lugar y construir sobre su cima un templo judío.

En sus esfuerzos, Israel cuenta con el apoyo de EE.UU., que designó la ciudad palestina de Al-Quds como la capital de este régimen y así allanó el camino para judaizar esta urbe sagrada.

Varios grupos palestinos, entre ellos el Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS), habían denunciado ya antes la profanación por parte de grupos sionistas de la Mezquita Al-Aqsa como “parte de una guerra religiosa sistemática contra el pueblo palestino y sus lugares sagrados, lanzada por la ocupación israelí y respaldada por la Administración estadounidense”.

mkh/anz/rba/hnb

Comentarios