• Disturbios en una calle en Teherán, capital de Irán, tras la muerte de Mahsa Amini, 1 de octubre de 2022.
Publicada: lunes, 3 de octubre de 2022 17:44
Actualizada: lunes, 3 de octubre de 2022 19:26

El disturbio es un componente de la guerra híbrida, e Irán no es el único país donde los enemigos del Eje de Resistencia intentan aplicar esta estrategia.

El Ministerio de Inteligencia de Irán ha anunciado esta semana la identificación y el arresto de decenas de terroristas, mercenarios y agentes de organizaciones de espionaje extranjera que intentaban promover disturbios violentos en el país persa en los últimos días.

La Inteligencia iraní informó del arresto de 49 integrantes del grupo terrorista Muyahidín Jalq (MKO) que, bajo la coordinación con sus células en Albania, promovieron noticias falsas para incitar a los alborotadores, quienes incluso tenían presencia directa en las escenas de los disturbios callejeros, destruyendo los bienes públicos y proporcionado diversos equipos para enfrentarse con los agentes policiales.

También, dio a conocer que han sido aprehendidos 77 miembros de bandas violentas del Kurdistán, incluidos mercenarios de los grupúsculos sionistas denominados Komala, el Partido Democrático del Kurdistán, el Partido de la Libertad del Kurdistán (PAK, por sus siglas en kurdo) y el Partido para una Vida Libre en el Kurdistán (PJAK, en kurdo), que en los dos lados de las fronteras occidentales (entre Irán e Irak) estaban tramando complots contra el pueblo oprimido kurdo.

Expertos subrayan que la unión de grupos antirrevolucionarios, pese a sus divergencias, refleja la existencia de una planificación en el marco de una guerra híbrida contra la República Islámica.

Según Yafar Qanadbashi, analista especializado en temas de Asia Occidental, “el enfrentamiento serio de Irán con los occidentales va más allá del aspecto político, pues incluye asuntos económicos y culturales”.

De hecho, Qanadbashi ha señalado que, además del acuerdo nuclear, Occidente se enfrenta a Irán por la influencia regional de este país en la región.

Para el experto, en el marco de la guerra híbrida contra la República Islámica, el enemigo recurre a estrategias como sedición, campaña mediática, sanciones económicas e intentos por activar a las fuerzas separatistas.

Como otro elemento de esa guerra, se ha referido a los mensajes de Twitter y noticias publicadas contra el país persa, señalando que “este volumen de tuits contra Irán no tiene precedentes en el mundo. Este volumen de tuits hechos por bots no es un problema normal en continuación de las hostilidades anteriores. Este problema muestra un cambio en las hostilidades con Irán y puede verse como el comienzo de una nueva guerra”, ha agregado.

 

Qanadbashi, asimismo, ha considerado los últimos ataques del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) contra las fuerzas separatistas como un golpe contundente, difícil de compensar, para los enemigos.

Irán no ha sido el único objetivo de los enemigos del Eje de Resistencia para provocar disturbios; de hecho, en los últimos meses, algunos países de esa corriente han sido escenario de acontecimientos similares.

Un ejemplo sería el caos suscitado en Irak tras las elecciones parlamentarias, que provocó preocupaciones sobre las amenazas de las células durmientes de los terroristas de Daesh. A su vez, El Líbano ha atravesado una crisis en los últimos meses.

Por otro lado, Afganistán y Pakistán viven tensiones y crisis. En Afganistán, tiene lugar, de vez en cuando, explosiones mortíferas; y en Pakistán rige caos desde la destitución del premier Imran Jan.

“Después del derrocamiento de Sadam Husein, Irak está en la etapa de construcción del Estado, por eso, los países hostiles no están interesados ​​que ellos [los iraquíes] aprendan de Irán. La situación es la misma en Siria, El Líbano y Afganistán”, ha aseverado Qanadbashi.

En este sentido, ha dicho que los enemigos están convencidos de que “si se debilitan los países del Eje de Resistencia, se debilitará Irán. Entonces, creen que primero hay que cortar las manos de Irán para llegar al cuerpo de la Resistencia, es decir: la República Islámica”.

Este lunes, el Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, ha asegurado que los últimos actos de vandalismo y disturbios en el país “han sido diseñados por Estados Unidos, el régimen sionista y sus secuaces”, para hacer sabotaje en “el Irán fuerte e independiente”.

El Líder de Irán ha avisado que, entre los alborotadores, hay remanentes de los elementos golpeados por la República Islámica, como Muyahidín Jalq, los separatistas y los monárquicos.

Sin embargo, el ayatolá Jamenei ha dado por fallidas todas las conspiraciones contra el país persa.

tqi/ctl/rba