Publicada: martes, 25 de mayo de 2021 19:23

Durante décadas, el régimen de Israel ha demostrado que solo entiende el lenguaje de la fuerza, y que ni un plan de paz ni la normalización son beneficiosos.

El lenguaje de las armas es la única arma con la que los palestinos podrán defenderse ante las agresiones israelíes, tal y como demostró la reciente agresión israelí contra la asediada Franja de Gaza. Con esta arma, los grupos de la Resistencia palestina lograron poner fin a los crímenes y profanaciones de los israelíes contra las santidades islámicas.

Los misiles de la Resistencia palestina impusieron una nueva ecuación disuasoria y mostraron que las violaciones y crímenes israelíes en el barrio de Sheij Yarrah, situado en la ciudad santa de Al-Quds (Jerusalén), no se quedarán sin respuesta y, que cualquier otra agresión contra dicha ciudad sagrada será respondida de forma contundente.

El enemigo trató seriamente de alterar esta ecuación, lanzando ataques aéreos contra edificios residenciales en Gaza y, de hecho, el ejército israelí admitió que bombardearon torres residenciales en el enclave costero.

Empero, la Resistencia respondió a estas atrocidades israelíes. Lanzó miles de cohetes contra blancos militares israelíes en los territorios ocupados palestinos. La respuesta de la Resistencia palestina fue tan contundente que el aeropuerto internacional de Ben Gurión se vio obligado a suspender los vuelos de llegada y salida. Pero eso fue solo una pequeña parte del poderío militar del Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS) y la Yihad Islámica en la reciente guerra con el régimen de Tel Aviv.

Los grupos de la Resistencia también lanzaron más de 100 cohetes contra objetivos israelíes en la ciudad de Beerseba, en el sur de los territorios ocupados.

78 por ciento de los cohetes lanzados desde Gaza alcanzó sus objetivos israelíes

Desde el 10 hasta el 21 de mayo la Resistencia palestina lanzó más de 4000 cohetes contra blancos sionistas, según reveló el ejército israelí. El armamento empleado por la organización palestina ha sido muy variado. 

Israel reconoció que el 78 por ciento de los misiles de la Resistencia alcanzó sus objetivos en los territorios palestinos ocupados sin ser interceptados por el sistema de defensa aérea de este régimen, denominado Cúpula de Hierro.

HAMAS tiene en su arsenal los siguientes cohetes:

Al-Qassam-1: con 80 cm de largo, 60 mm de diámetro y un alcance de 3 km

Al-Qassam-2: El diámetro de este misil es de 150 mm y su ojiva explosiva pesa entre cinco y siete kilogramos. Mide 180 cm de largo y tiene un alcance de 8 km.

Al-Qassam-3: Tiene 170 mm de diámetro, 10 kg de ojiva explosiva y un alcance de entre 10 a 12 km.

Al-Qassam- 4: casi 2,5 m de largo, un diámetro de 115 mm, una cabeza de guerra con aproximadamente 10 kg de explosivo y un alcance que podría alcanzar los 30 o 40 km.

Cohete Fayr 3: alcance útil de 43 km

Cohete Fayr 5: alcance útil de 75 km

Cohete S55, alcance útil 55 km

Cohete M75, alcance útil de 75 km

Cohete G80, alcance útil de 80 km

Cohete G90, alcance útil de 90 km

Misil R90, con un alcance útil de 160 km

Misil A-120, alcance útil de 120 km

Misil M302, alcance útil de 180 km

Misil Ayash 250, alcance útil de 250 km

La Yihad Islámica Palestina posee cohetes y misiles como:

Cohete de 107 mm, alcance útil de 8 km

Cohete de 122 mm, alcance útil de 40 km

Cohete C 20, alcance útil 20 km

Cohete C 40, alcance útil 40 km

Misil de corto alcance 70, alcance útil de 70 km

Misil de corto alcance 100, alcance útil de 100 km

Misil de corto alcance de calibre 120, alcance útil de 120 km

Misil Qasem de corto alcance con 400 kg de TNT (muy destructivo y poderoso y desvelado en la reciente guerra con Israel)

La Resistencia palestina puso en jaque mate a Israel en Gaza

Las facciones armadas de Palestina en Gaza, durante la operación de “Espada de Al-Quds (Jerusalén)”, dispararon un aluvión de misiles contra blancos militares de Israel en Jerusalén y otras ciudades grandes israelíes.

La situación inicialmente de la guerra pareció una repetición del conflicto de 2014, que mostró la avanzada defensa de Israel. Pero, la Resistencia de Gaza ha mejorado su tecnología y tácticas de cohetes.  

El cambio más notable de este año en comparación con los conflictos anteriores ha sido la cantidad de cohetes lanzados cada día por los grupos de Resistencia de Palestina. Las facciones palestinas dispararon 470 cohetes durante las primeras 24 horas y un promedio de 408 por día. Esos números superaron fácilmente los máximos diarios de 316 en 2012 y 192 en 2014, respectivamente.

Los disparos también estuvieron mejor coordinados. En lugar de muchos ataques pequeños a lo largo del día, han disparado hasta 137 cohetes en cinco minutos. HAMAS y la Yihad Islámica también han mejorado su precisión. Menos cohetes cayeron en campos vacíos después de fallar sus objetivos.

Durante conflictos anteriores, las ciudades sureñas de Israel sufrieron la mayor parte del fuego. Esta vez, Tel Aviv, en el centro de Israel, a más de 55 kilómetros de la frontera de Gaza, fue el objetivo rutinario.

En comparación con la guerra de 2014 que presentó principalmente desgaste económico, esta vez, Israel sufrió relativamente pocas bajas civiles pero altos costos financieros debido a interrupciones prolongadas.

Estos detalles demuestran que solo los misiles de la Resistencia pueden poner de rodillas al régimen israelí y contrarrestar su intimidación y salvajismo. Con la operación “Espada de Al-Quds”, los colonos israelíes vieron como su régimen está a punto de colapsar.

Los misiles de la Resistencia revelaron la verdadera naturaleza de Israel; un régimen débil y sin poder que debe pagar por sus crímenes contra el pueblo palestino. Este régimen sabe muy bien que no solo sus soldados sino también todos sus planes y conspiraciones serán enterrados en el enclave palestino, si tontamente vuelve a atacar la Franja de Gaza.

Por Mohsen Khalif Zade