• El Parlamento japonés.
Publicada: domingo, 19 de julio de 2015 10:40
Actualizada: domingo, 19 de julio de 2015 11:29

La aprobación de polémicas leyes de seguridad disminuyó la aprobación del Gobierno del primer ministro de Japón, Shinzo Abe.

Según los resultados de un sondeo publicado este domingo por los medios locales, la popularidad del Gabinete de Abe descendió hasta el 36,7 % después de que la Cámara baja del Parlamento aprobara, el pasado jueves, "forzosamente" leyes de seguridad nacional.

El 51,6 % de los japoneses encuestados expresó descontento por la gestión del Gobierno nipón, mientras que el 70 % criticó en particular, la aprobación de esa normativa en el seno del Parlamento, pese al boicot de la oposición.

La popularidad del Gobierno japonés va en declive. En junio, el apoyo popular al Gobierno de Tokio se situó en el 47,4 %, mientras que en octubre de 2014, la aprobación  de Gobierno que lideraba Abe cayó del 62 % al 53 %.

Los opositores a la nueva ley defienden su postura al considerar que esas normas se alejan de los principios de la Constitución de 1947 que proclama, en particular, que el país “renuncia a usar sus tropas en el extranjero, algo que permite la normativa aprobada recientemente”.

El pasado 14 de mayo, más de medio millón de japoneses salieron a las calles de Tokio, la capital, para expresar su descontento frente a la modificación de las leyes de seguridad nacional que contradicen la actual Constitución.

El primer ministro de Japón, Shinzo Abe.

 

Desde la aprobación de la ley por la dominante coalición del Partido Liberal Democrático, miles han protestado en diferentes puntos del país porque esta norma rompe el pacifismo mantenido desde la Segunda Guerra Mundial, estipulado en el artículo 9 de la Carta Magna que rechaza la violencia como método para resolver disputas internacionales.

El sábado, unas 5000 personas, según los organizadores, se manifestaron frente al Diet (Parlamento japonés) en la capital contra la aprobación de esas leyes.

Una manifestación anti-guerra en Tokio, capital de Japón.

 

La luz verde de la Cámara baja del Parlamento nipón a esas polémicas leyes, además provocó las críticas de China. El pasado 16 de julio, la portavoz de la Cancillería china, Hua Chunying, indicó que se trata de un hecho “sin precedentes” desde el fin de la guerra.

Tras advertir de que esa medida podría alejar a Japón del camino de desarrollo pacífico, la funcionaria china exigió a Tokio que tome decisiones que “violan y perjudiquen la soberanía y los intereses de China, y que también amenacen la paz y la estabilidad en la región”.

En virtud de esas leyes, Japón podría ejercer su “derecho a la autodefensa colectiva cuando acciones armadas constituyan una amenaza para la supervivencia de Japón", e incluye el compromiso del país a ofrecer “apoyo logístico a efectivos militares extranjeros en operaciones para la paz y estabilidad de la comunidad internacional”.

ask/ctl/hnb

Comentarios