• Un grupo de las fuerzas militares de México.
Publicada: lunes, 25 de diciembre de 2017 0:42

La Iglesia católica denuncia que la polémica Ley de Seguridad Interior, promovida por Peña Nieto, desgasta la credibilidad de las fuerzas militares.

“Las Fuerzas Armadas gozan de la mayor credibilidad entre todas las instituciones del país; sin embargo, el desgaste de los elementos castrenses incide en esta pretendida eficacia de una guerra que debe combatirse a través de otros elementos debidamente calificados”, ha señalado este domingo la arquidiócesis de México.

El pasado 22 de diciembre, el presidente Nieto promulgó la Ley de Seguridad Interior que regula la militarización del país aunque no emitirá la declaratoria de protección para alguna zona, prevista en esa legislación, hasta que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se pronuncie sobre su constitucionalidad.

En un editorial publicado en el semanario Desde la Fe, la Iglesia ha reiterado que la necesidad de una legislación efectiva debe considerar “la progresiva y adecuada intervención de fuerzas civiles dotadas de tecnología y profesionalización” por lo cual, ha dicho, es imperativo “un modelo efectivo de mando policial”.

Las Fuerzas Armadas gozan de la mayor credibilidad entre todas las instituciones del país; sin embargo, el desgaste de los elementos castrenses incide en esta pretendida eficacia de una guerra que debe combatirse a través de otros elementos debidamente calificados”, señala la arquidiócesis de México.

 

Además, ha dicho que esta nueva ley debería “cubrir cualquier laguna porque nada en este tema debe darse por sentado o por libre interpretación, y menos al arbitrio discrecional de gobernantes a los que se ha probado nula capacidad para resolver problemas y más bien fueron aliados de grupos criminales. Es, de nuevo, vencer corrupción e impunidad”.

Amnistía Internacional (AI) instó el pasado 18 de diciembre al Gobierno mexicano a vetar la mencionada legislación al considerar que “no hará más que aumentar la larga lista de violaciones graves a los derechos humanos en México, incluyendo ejecuciones extrajudiciales, tortura y desapariciones forzosas”.

El 2017 se convirtió en el año más violento en México desde que se comenzaron a llevar registros hace 20 años, con 23.101 homicidios de enero a noviembre, según cifras oficiales difundidas el viernes por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) de México.

fdd/rha/aaf/hnb

Comentarios