• Malasia pide cese inmediato de ataques contra minoría rohingya
Publicada: jueves, 19 de enero de 2017 11:07
Actualizada: jueves, 19 de enero de 2017 14:38

El premier de Malasia, Nayib Razak, acusa al Gobierno de Myanmar de violar los DD.HH. y le pide poner fin a los crímenes contra los musulmanes rohingyas.

“Pedimos al Gobierno de Myanmar que cese inmediatamente todas las acciones discriminatorias y ataques contra los rohingyas y que los responsables sean llevados ante la justicia”, ha dicho hoy jueves el primer ministro de Malasia durante la inauguración de una reunión de urgencia de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) que se celebra en Kuala Lumpur (capital malasia).

Además de recalcar que el Islam concede gran importancia a la vida del ser humano, ha considerado perentorio acabar con la matanza de la minoría ronhingya y la violación de los derechos humanos en ese país.

Pedimos al Gobierno de Myanmar que cese inmediatamente todas las acciones discriminatorias y ataques contra los rohingyas y que los responsables sean llevados ante la justicia”, dice el primer ministro de Malasia, Nayib Razak.

Razak ha expresado asimismo su preocupación por la crisis humanitaria en el estado birmano de Rajine (suroeste). No obstante, se ha mostrado optimista sobre los esfuerzos que realizan los miembros de la OCI en este encuentro con el objetivo de encontrar una solución para salvar la vida de los musulmanes rohingyas.

 

Al denunciar el asesinato y el desalojo de muchos musulmanes en Myanmar (Birmania), ha advertido de que este problema podría convertirse en una cuestión de seguridad en la región.

Conforme a Razak, tal asunto también pone en peligro la paz y estabilidad ya que, añade, es posible que el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) se aproveche de la mala situación humanitaria de los musulmanes en Myanmar.

En las últimas semanas, más de 20.000 rohingyas han huido para protegerse de un operativo del Ejército de Myanmar en el noroeste del país. La oposición considera que la actuación militar ha sido en represalia por el asesinato de nueve policías en octubre, pues las autoridades birmanas achacaron a milicianos de esa minoría la autoría de tal crimen, aunque ellos rechazaron la acusación.

La población rohingya ha sido objeto de ejecuciones sumarias, violaciones en grupo e incendios deliberados de aldeas enteras, circunstancias que les han obligado a refugiarse en el vecino Bangladés.

ftn/ncl/nal

Comentarios