• El personal policial detiene un activista durante una protesta contra el Gobierno indio en Jammu, 10 de agosto de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 13 de agosto de 2019 6:46
Actualizada: martes, 13 de agosto de 2019 18:35

La Organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW) llama a La India a cesar el tratamiento agresivo en la región de Cachemira, de mayoría musulmana.

“En lugar de continuar las restricciones represivas, las autoridades indias deben asegurar la justicia y la responsabilidad por la violación de los derechos humanos (…) poner fin al tratamiento agresivo de los cachemires en los puestos de control y durante operaciones de búsqueda”, declaró el lunes la directora para el Sur de Asia de HRW, Meenakshi Ganguly.

A través de un comunicado, Ganguly pidió que el Gobierno indio revoque las “leyes abusivas” como la Ley de Seguridad Pública (PSA, por sus siglas en inglés) o la Ley de atribuciones especiales de las Fuerzas Armadas que ofrece inmunidad judicial a las fuerzas gubernamentales.

Al mismo tiempo, HRW hizo hincapié en la necesidad de que Nueva Delhi sume esfuerzos con el objetivo de lograr un seguro regreso de desplazados de Cachemira y asegure a la población de esta región un acceso adecuado a los medios de comunicación y observadores independientes.

Además, resulta imprescindible que las autoridades indias liberen a los detenidos políticos y levanten el apagón de las comunicaciones, agregó la organización pro derechos humanos.

En lugar de continuar las restricciones represivas, las autoridades indias deben asegurar la justicia y la responsabilidad por la violación de los derechos humanos (…) poner fin al tratamiento agresivo de los cachemires en los puestos de control y durante operaciones de búsqueda”, declara la directora para el Sur de Asia de la Organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW), Meenakshi Ganguly.

“Si bien el derecho internacional permite a los gobiernos suspender temporalmente algunos derechos en circunstancias excepcionales, no se puede permitir que se convierta en la nueva ‘normalidad’. A menos que quieran aumentar las tensiones en Cachemira por otra generación, el Gobierno indio debe dar un paso atrás”, enfatizó.

A principios de este mes de agosto, La India abrogó el Artículo 370 de la Constitución, que otorga al estado de Jammu y Cachemira un estatus autónomo, y aprobó la división de la unión en dos territorios: uno, de Jammu y Cachemira propiamente dicho, y el otro, Ladakh, la parte tibetana del actual estado.

LEER MÁS: “Tensiones por Cachemira no cesarán a menos que haya autonomía”

Asimismo, además de desplegar al menos 10 000 tropas adicionales en la zona, La India ha impuesto restricciones a las celebraciones de actos públicos y como también ha ordenado el cierre de todas las instituciones educativas.

El vecino paquistaní, que expresa su apoyo a la minoría musulmana en La India que vive en Cachemira, rechaza las acciones de Nueva Delhi.

LEER MÁS: Paquistán equipara al Gobierno de La India con la Alemania nazi

Aunque el Gobierno indio dijo que estas órdenes respondían a una amenaza de ataques terroristas, mucho creen que en realidad busca controlar los posibles disturbios que se desencadenarían ante un cambio constitucional que busca retirar los derechos exclusivos de la región.

La India y Paquistán se disputan la región de Cachemira desde su independencia en 1947 —cuando tuvo lugar la partición del subcontinente indio— y se han enfrentado en dos guerras por ese territorio del Himalaya.

ftn/rha/mkh

Comentarios