• Un miembro del Movimiento de Resistencia Islámica de Irak, conocido como Kataeb Hezbolá.
Publicada: sábado, 25 de enero de 2020 23:49
Actualizada: domingo, 26 de enero de 2020 1:59

Hezbolá iraquí advierte que el despliegue de los sistemas antimisiles Patriot no podrá evitar sus ataques de represalia contra las tropas ocupantes de EE.UU.

El sistema de defensa antimisiles Patriot de Estados Unidos y sus sistemas similares ciertamente no lograrán detener nuestros ataques”, reza un comunicado de la unidad misilística del Movimiento de Resistencia Islámica de Irak, conocido como Kataeb Hezbolá, publicado este sábado.

La cadena norteamericana de televisión Fox News informó el pasado miércoles que el Departamento de Defensa de EE.UU. (el Pentágono) tiene planeado desplegar sistemas de defensa antimisiles Patriot en Irak, para “proteger a las fuerzas estadounidenses” en el territorio árabe.

El supuesto despliegue de sistemas antiaéreas, no obstante, tiene lugar en momentos en que varios movimientos de Resistencia iraquíes han amenazado con atacar a las fuerzas estadounidenses si Washington no retira sus tropas del país árabe.

En otra parte de su nota, Kataeb Hezbolá ha denunciado que la Fuerza Aérea de EE.UU. ha violado en reiteradas ocasiones el espacio aéreo de las regiones residenciales de Bagdad, la capital iraquí, así como las ciudades sagradas de Karbala y Nayaf.

“La imprudencia de la fuerza aérea del ejército enemigo estadounidense debe terminar con su flagrante violación del espacio aéreo iraquí”, agrega la declaración, que urge la salida inmediata de las tropas ocupantes de Washington de su territorio.

 

De igual modo, ha resaltado que los movimientos de Resistencia iraquíes están plenamente dispuestos a responder cualquier violación estadounidense. “Estamos en grado más alto de disposición para demoler las instalaciones de los enemigos y convertirlas en escombros”.

Irak exige más que nunca la salida de tropas estadounidenses tras el brutal asesinato del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el teniente general Qasem Soleimani, y el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, entre otros compañeros, en una agresión perpetrada el pasado 3 de enero por Washington en Bagdad.

Las autoridades iraquíes denuncian que el ataque estadounidense constituye una violación flagrante de la soberanía y la integridad nacional, por lo que han convocado marchas para este viernes con el objetivo de exigir la salida inmediata de las tropas ocupantes estadounidenses.

En venganza por el asesinato de Soleimani, el CGRI lanzó el pasado 8 de enero, ataques con misiles tierra-tierra, contra dos bases de EE.UU. en Irak: Ain Al-Asad, en la provincia de Al-Anbar (oeste) y otra en la ciudad de Erbil (norte). A pesar de que Washington había puesto en estado de máxima alerta sus sistemas antiaéreos, estos aparatos no lograron interceptar ni un solo misil iraní.

myd/rha/mkh