• Activistas kurdos, reunidos ante oficina de la ONU en Erbil, portan emoji triste frente de sus caras para mostrar su preocupación ante la crisis en Kurdistán iraquí, 17 de octubre de 2017.
Publicada: jueves, 19 de octubre de 2017 7:03

Un líder de la Unión Patriótica del Kurdistán (PUK, en inglés) advirtió de que una posible división política puede llevar a una guerra civil en Kurdistán.

Mala Bajtiar, secretario ejecutivo del Politburó del PUK, avisó el miércoles del “grave peligro” de que el Gobierno regional se divida en dos administraciones.

Explicó que esta amenaza se debe a la supuesta cooperación entre altos cargos del PUK con el Ejército iraquí. Entre los presuntos colaboradores se encuentran los familiares del difunto presidente iraquí Yalal Talabani, quienes, a su vez, negaron las acusaciones.

Además, alegó que su formación política está bajo el control de una sola familia y no de órganos pertinentes al PUK, por lo que alertó de la “gran división” que se cierne sobre este partido en estos momentos cruciales.

Mencionar que la región semiautónoma del Kurdistán iraquí celebró el pasado 25 de septiembre un referéndum separatista, en el que el sí salió victorioso. Bagdad considera ilegal todo este proceso.

 

El pasado 16 de octubre, las fuerzas iraquíes empezaron a moverse hacia Tuz Jurmatu y Kirkuk (norte de Irak), así como sus alrededores para tomar el control de estos territorios que estaban bajo control de las fuerzas kurdas (los Peshmerga) tras expulsar al grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe). Bagdad dice que los Peshmerga se retiraron de estas zonas sin enfrentamientos.

En este sentido, Bajtiar llamó al Parlamento del Kurdistán a abrir una investigación independiente para averiguar qué pasó exactamente en Kirkuk y las otras áreas que fueron entregadas a las tropas iraquíes. PUK y Erbil (sede del Gobierno kurdo) se acusan mutuamente por la situación. Mientras tanto, muchas autoridades iraquíes y turcas dicen que los kurdos “no tienen ningún derecho” sobre Kirkuk, ya que no hay una “conexión histórica” entre ambos.

La región del Kurdistán solía estar gobernada por dos administraciones durante y después de la guerra civil a mediados de los años noventa. El PUK controlaba Suleimaniyeh y Halabja (zona verde), y el Partido Democrático del Kurdistán (KDP, en inglés) estaba a cargo de Erbil y Duhok (zona amarilla). Después de la invasión estadounidense de Irak, los dos partidos se unificaron y conformaron un gobierno regional del Kurdistán unido en Erbil.

Entretanto, la Alta Comisión Electoral Independiente del Kurdistán anunció la misma jornada del miércoles su decisión de posponer temporalmente las elecciones presidenciales y legislativas en esta región semiautónoma, previstas para el próximo mes de noviembre, como consecuencia de una terrible “amenaza de guerra civil”.

zss/ncl/mkh

Comentarios