• El presidente francés, Emmanuel Macron, habla con la prensa en un acto en París (capital), 23 de septiembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 27 de septiembre de 2020 15:10
Actualizada: lunes, 28 de septiembre de 2020 1:03

El presidente francés dice que “está claro” que, tras crisis suscitada en Bielorrusia después de las elecciones, el presidente bielorruso “debe irse” del país.

“Lo que está ocurriendo en Bielorrusia es una crisis de poder, un poder autoritario que no puede aceptar la lógica de la democracia. Está claro que [el presidente bielorruso, Aleksander] Lukashenko se tiene que ir”, ha afirmado este domingo Emmanuel Macron.

A este respecto, ha abordado el tema de las protestas celebradas desde el pasado agosto en Bielorrusia en contra de la reelección de Lukashenko en los últimos comicios presidenciales, para luego declarar que se siente “impresionado por la valentía de los manifestantes”.

Conforme a sus comentarios, los indignados “saben el riesgo que corren” en las protestas de cada fin de semana “y aun así continúan con el movimiento para dar vida a la democracia en este país, que ha sido privado de ella durante tanto tiempo”.

En otra parte de sus afirmaciones y en lo tocante al papel que juega el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en este asunto, Macron ha agregado que habló el pasado 14 de agosto con su homólogo ruso y le dijo que su país puede desempeñar un “papel positivo si empuja a Lukashenko a respetar la verdad de las urnas y a liberar a los presos políticos”.

 

Bielorrusia ha sido, en las últimas semanas, escenario de amplias protestas contra el resultado de las elecciones presidenciales, celebradas el 9 de agosto, en las que el actual presidente, es decir, Alexander Lukashenko, obtuvo el 80,1 % de los votos. La oposición bielorrusa denuncia un supuesto fraude en el proceso electoral y llama al diálogo.

Lukashenko ha atribuido la caótica situación en Bielorrusia a “elementos de injerencia extranjera”, denunciando que la Administración estadounidense planea dirigir las protestas antigubernamentales con la connivencia de la Unión Europea (UE).

Por su parte, el Gobierno ruso ha denunciado la existencia de “fuerzas externas” en Bielorrusia, que buscan un “baño de sangre” y “siguen el guion venezolano” o ucraniano. Además, Putin hizo saber que, conforme al acuerdo militar colectivo suscrito entre los dos países, Moscú está listo para enviar tropas a Minsk de ser necesario.

mrp/anz/myd/mkh