• La fachada del tribunal de apelaciones de Aix-en-Provence, localidad ubicada en el sur de Francia.
Publicada: sábado, 25 de mayo de 2019 9:08

Una corte francesa ordena la extradición de un ingeniero iraní a EE.UU. para enfrentar cargos por supuesto tráfico de tecnología con fines militares a Irán.

El tribunal de apelaciones de Aix-en-Provence, localidad ubicada en el sur de Francia, dio su visto bueno el jueves a una solicitud de extradición cursada por las autoridades judiciales de EE.UU. en contra del ciudadano iraní Yalal Rouholá Neyad.

Tras pronunciar su decisión, la corte también anunció que rechazaba la solicitud de libertad bajo fianza para este ingeniero persa de 41 años, quien ha estado detenido desde el 2 de febrero después de ser arrestado en el aeropuerto de Niza cuando se bajaba de un avión procedente de Teherán vía Moscú, capitales de Irán y Rusia, respectivamente.

La reclamación judicial de la Fiscalía estadounidense, a partir de la cual fue detenido Rouholá Neyad, se basa en las suposiciones de que este ciudadano persa habría intentado importar sistemas de microondas industriales de alta potencia nuclear y sistemas de radares de detección de los aviones no tripulados de fabricación estadounidense a su país Irán.

La acusación que pende sobre este ingeniero, especialista en fibras ópticas, sostiene que la citada importación de tecnología estadounidense, que podría utilizarse con fines militares, iba a realizarse a través de Emiratos Árabes Unidos (EAU).

Por su parte, el abogado de Rouholá Neyad, Jean-Yves Le Borgne, aseguró a los medios franceses que la detención de su defendido se produjo oportunamente por motivos puramente políticos y que las alegaciones estadounidenses presentadas en contra de su cliente son totalmente infundadas, razón por la que rechaza dicho procedimiento.

 

La noticia de la extradición de este ingeniero persa a EE.UU., coincide con el arresto de otro científico iraní, llamado Masud Soleimani, quien se encuentra detenido desde hace ocho meses en Estados Unidos.

Este investigador de hematología, y dos de sus exalumnos fueron detenidos por agentes del Buró Federal de Investigaciones de EE.UU. (FBI, por sus siglas en inglés) en octubre de 2018 cuando llegaron, provenientes de Irán, al estado estadounidense de Minnesota, donde iban a trabajar en la afamada Clínica Mayo, bajo cargo de haber presuntamente violado las sanciones comerciales impuestas por Washington a su país de origen.

El ministro iraní de Ciencia, Investigación y Tecnología, Mansur Qolami, ha advertido que Estados Unidos ha realizado labores investigativas para identificar a profesores y científicos iraníes expertos en áreas sensitivas y de importancia estratégica para luego arrestarlos.

krd/ktg/mtk/hnb

Comentarios