• El presidente francés, Emmanuel Macron, realiza una visita a las zonas más afectadas por los disturbios en París, 2 de diciembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 3 de diciembre de 2018 2:13
Actualizada: lunes, 3 de diciembre de 2018 3:11

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha aceptado dialogar con los opositores para buscar una salida a las protestas violentas en el país galo.

Según han informado los medios locales, Macron ha ordenado este domingo a su primer ministro, Édouard Philippe, que se reúna con los líderes opositores con el fin de encontrar una solución a la ola de protestas de los movilizados contra el alza de precio de combustible.

Esta decisión se adopta días después de que al menos 133 personas resultaron heridas el sábado durante las protestas de los llamados “chalecos amarillos” en el centro de París, la capital francesa, donde la Policía practicó más de 400 detenciones.

El mandatario galo ha realizado esta misma jornada una visita corta a las zonas más afectadas por las manifestaciones antigubernamentales en París para comprobar los daños del incidente y considerar la situación de la capitalina.

Después se ha reunido en el Elíseo con Philippe; el ministro del Interior, Christophe Castaner; el secretario de Estado de Interior, Laurent Nuñez; así como altas autoridades de la seguridad del país, para abordar la actual crisis interna del país. 

 

Según fuentes del Elíseo, Macron ha instado a Philippe a reunirse con los jefes de los partidos con representación parlamentaria y con los representantes de los manifestantes, sin dar una fecha concreta, con la voluntad de “dialogar”.

El movimiento “chalecos amarillos” surgió a raíz del asesinato de un manifestante el 17 de noviembre durante una protesta por el aumento del precio de combustibles y el costo de vida en la región oriental de Savoie. La magnitud de esta nueva movilización se ha elevado con el paso de los días, de modo que la situación en Francia podría propagarse a toda Europa.

Según un sondeo del instituto Ipsos, el 67 % de los franceses considera que la política fiscal del Gobierno agrava las desigualdades económicas. El 81 % cree que afecta sobre todo a los jubilados, el 76 % a las clases medias y el 59 % a los trabajadores en activo. El 73 % se opone al encarecimiento del diésel para luchar contra el calentamiento del planeta.

myd/ncl/ftm/alg