• La entrada del consulado saudí en Estambul, Turquía, 29 de octubre de 2018. (Foto: AFP).
Publicada: viernes, 23 de noviembre de 2018 0:48
Actualizada: viernes, 23 de noviembre de 2018 2:48

Francia sanciona a 18 ciudadanos saudíes involucrados en el asesinato del periodista opositor Jamal Khashoggi, en el consulado saudí en Turquía.

En un comunicado emitido este jueves la Cancillería gala ha anunciado que las sanciones, incluidas una prohibición de viaje al espacio Schengen, afectan a 18 ciudadanos saudíes, implicados en el horrendo asesinato de Khashoggi que se produjo el pasado 2 de octubre en la ciudad turca de Estambul.

La Cartera no ha aclarado si los individuos en cuestión son los mismos 18 sancionados el lunes por Alemania, aunque ha destacado que las sanciones se han adoptado “en concertación con sus socios europeos, especialmente Alemania”.

Francia además ha advertido que “más sanciones” están por venir, según los resultados de la investigación en desarrollo por el caso, que salpica directamente al príncipe heredo saudí, Muhamad Bin Salman, quien supone “la línea roja” de Riad.

El asesinato del Sr. Khashoggi es un crimen de extrema gravedad, que además atenta contra la libertad de prensa y los derechos más fundamentales”, dice la Cancillería francesa en un comunicado.

 

París, añade la nota, también estudia con sus socios europeos “la posibilidad de un mecanismo de sanciones de naturaleza transversal, permitiendo a la Unión Europea (UE) tomar en el futuro medidas contra las graves violaciones de los derechos humanos”.

El Ministerio galo de Asuntos Exteriores ha señalado que París insiste en que se investigue a fondo el asesinato y espera que las autoridades saudíes ofrezcan una respuesta “transparente”, “detallada” y “exhaustiva” sobre los hechos que han sacudido el núcleo de la familia real y han conmovido a la comunidad internacional.

“El asesinato del Sr. Khashoggi es un crimen de extrema gravedad, que además atenta contra la libertad de prensa y los derechos más fundamentales”, ha indicado la Cancillería.

Pese a todas de estas revelaciones que apuntan a Bin Salman como jefe de la operación del asesinato de Khashoggi, el presidente de EE.UU., Donald Trump, por motivos económicos, opta por apoyar al príncipe heredero, que ha movido desde un principio los hilos de la agresión saudí a Yemen (2015) y es responsable de la gran purga en la monarquía y el secuestro del primer ministro libanés, Saad Hariri, ambos en 2017.

ask/lvs/ahn/rba

Comentarios