• Solicitantes de asilo tratan de abrirse paso para cruzar la frontera de Eslovenia a Austria en el paso de Gornja Radgona, 20 de septiembre de 2015.
Publicada: lunes, 21 de septiembre de 2015 0:20

La Policía de Austria ha comenzado este domingo a negar el paso a los solicitantes de asilo llegados a través de Eslovenia, después de que el día anterior 13.000 personas cruzaran la frontera.

“Esto ya no es una búsqueda de un lugar seguro, es una manera de optimizar el asilo”, declaró el sábado la ministra austriaca del Interior, Johanna Mikl-Leitner.

Esto ya no es una búsqueda de un lugar seguro, es una manera de optimizar el asilo", declaró el sábado la ministra austriaca del Interior, Johanna Mikl-Leitner.

El Gobierno austriaco ha avisado de que se ve desbordado por la situación, y de que enviará de vuelta a los solicitantes de asilo a Eslovenia y Croacia, alegando que es allí donde hubieran debido pedir refugio.

Mikl-Leitner instó al resto de países de la Unión Europea (UE), “incluso a los menos atractivos” para los inmigrantes, a asumir una parte del coste de la acogida. “Así se demostrará con claridad que en Europa existe el derecho a la protección, no a escoger el país más atractivo”, ha dicho la ministra.

A lo largo del fin de semana, más de 20.000 personas han llegado a Austria desde las fronteras meridionales. Tras comenzar a cerrarse el paso a los solicitantes de asilo que llegaban de Eslovenia, cientos de personas han cruzado aún desde Hungría.

Así se demostrará con claridad que en Europa existe el derecho a la protección, no a escoger el país más atractivo, dijo Mikl-Leitner.

Según la Policía austriaca, las autoridades de Budapest dirigieron el sábado a 6700 personas a la frontera con el país alpino. De hecho, la mayoría de las 13.000 personas que, según la Cruz Roja austriaca cruzaron el sábado lo hicieron desde Hungría.

Al preguntar la agencia alemana de noticias DPA a un portavoz policial la razón de la diferencia de trato en las fronteras eslovena y húngara, el funcionario señaló que Hungría rechaza que los solicitantes de asilo le sean devueltos.

Solicitantes de asilo se precipitan sobre un tren destinado a la frontera húngara en la estación de tren de la ciudad croata de Tovarnik (este). 20 de septiembre de 2015.

 

Mientras tanto, las autoridades croatas han anunciado este domingo que 3900 personas estaban cruzando la linde serbia por la ciudad fronteriza de Tovarnik, ante lo cual han advertido de que enviarán a quienes lleguen hacia la frontera con Hungría, con trenes y autobuses.

En Croacia, el contrabando de seres humanos se hace con ayuda del Gobierno, ha observado el portavoz del Gobierno húngaro, Zoltán Kovács,

“En Croacia, el contrabando de seres humanos se hace con ayuda del Gobierno”, ha declarado el portavoz de Budapest, Zoltán Kovács.

Por su parte, la canciller croata, Vesna Pusic, ha opinado este domingo en una entrevista que las autoridades húngaras “se han sobreexcitado un poquito con la situación” pero ha señalado que, “en el terreno, están ayudando”.

Croacia, ha considerado la ministra, puede hacer frente a miles de solicitantes de asilo, pero no a decenas de miles que, de todas maneras, quieren ir a Alemania. “En 5 días hemos tenido 27.000 personas. Las estamos tratando con respeto, pero de ninguna manera podemos registrarlos a todos”, ha dicho.

El sábado, las autoridades croatas decidieron cerrar la frontera con Serbia 48 horas después de haberse declarado dispuestas a dar paso a los solicitantes de asilo hacia Alemania, ante la afluencia de 14.000 personas en 48 horas.

La crisis ha desatado tensiones entre distintos Gobiernos del sureste de Europa. El viernes, el portavoz de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) reclamó una respuesta coherente por parte de los países de la UE.

mla/rha/hnb

Comentarios