• Presidente de Francia, Emmanuel Macron, intercambia un apretón de manos con el príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman en París, Francia, 28 de julio de 2022. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 29 de julio de 2022 6:25
Actualizada: viernes, 29 de julio de 2022 8:05

Ante duras críticas de defensores de derechos humanos, el presidente francés recibe al príncipe heredero saudí, implicado en una miríada de asesinatos.

El príncipe heredero saudí, y de hecho el rey de facto de la monarquía, Muhamad bin Salman (MBS), llegó el jueves por la noche a Francia, fue recibido con un fuerte apretón de manos por el presidente galo, Emmanuel Macron, en el Palacio del Elíseo, donde los dos departieron en una “cena de trabajo”.    

Sin embargo, la presencia de la polémica figura saudí en Francia causó malestar, sobre todo de las organizaciones pro derechos humanos, por casos como el asesinato del periodista disidente saudí Jamal Khashoggi, según evidencias oficiales, a manos de los agentes saudíes en el consulado del reino en la ciudad turca de Estambul en 2018.

En reacción a la polémica visita, la secretaria general de Amnistía Internacional, Agnes Callamard, describió a Bin Salman como un hombre que “no tolera la disidencia” y denunció el “doble rasero” de Occidente respecto al tema de derechos humanos.

Francia no es un felpudo para los dictadores en busca de rehabilitación”, afirmó, por su parte, Julien Bayou, secretario general del partido francés Europe Écologie Les Verts (Europa Ecología Los Verdes) en Twitter.

 

¿Cómo Francia reacciona a las críticas?

Ante la oleada de críticas de los grupos pro DD.HH., la primera ministra francesa, Elisabeth Borne, admitió haber recibido el mensaje asegurando que hay mucha gente que está preocupada por las cuestiones de los derechos humanos y la libertad, para luego prometer que el presidente Macron transmitirá la misiva a Bin Salman.    

Además, Borne aludió a la crisis de energía que reina en Europa por las sanciones con efectos adversos a Rusia y señaló que existen con Arabia Saudí “intercambios sin renunciar de ninguna manera a nuestros objetivos, nuestros valores y el respeto a los DD.HH.”.

En diciembre pasado, en una gira de dos días a los países del Golfo Pérsico, el jefe de Estado francés viajó a Riad, capital saudí, donde firmó acuerdos para vender armas a la monarquía petrolera que mantiene una invasión contra Yemen desde 2015. Tras el suceso Macron fue objeto de críticas por anteponer los intereses económicos a los derechos humanos apoyando la masacre de civiles y niños yemeníes por el agresor saudí.    

mmo/ctl/mrg