• El jefe de la Diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, en una reunión del organismo en Bruselas, 26 de mayo de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 30 de mayo de 2020 0:26

La Unión Europea objeta la decisión de EE.UU. de anular las exenciones que permitían cooperaciones en actividades nucleares civiles de Irán bajo el pacto nuclear.

Tengo que lamentar la decisión de Washington de eliminar las exenciones para los proyectos nucleares relacionados con el acuerdo nuclear”, indicó el jueves el jefe de la Diplomacia de la Unión Europea (UE), Josep Borrell, en su intervención ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció el miércoles el fin de algunas exenciones que permitían a las empresas extranjeras trabajar en actividades nucleares civiles con Irán, como lo estipula el pacto nuclear, de nombre oficial el Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés), sellado en 2015.

Borrel ha explicado que, como coordinador de este pacto internacional, hará “lo que haga falta” para permitir que Irán vuelva a comprometerse de manera total con el pacto, que ha reiterado es capital para asegurar la naturaleza pacífica del programa de energía nuclear iraní.

Por su parte, China ha denunciado que la decisión de EE.UU. socava el progreso alcanzado por la comunidad internacional en el ámbito de la no proliferación nuclear, así como los esfuerzos para preservar el PIAC.

 

“El PIAC, acuerdo multilateral avalado por una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, sigue siendo un elemento importante del régimen internacional de no proliferación, y es necesario para mantener la paz y la estabilidad en Oriente Medio”, ha resaltado este viernes el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian.

Con reciente medida, los países que todavía forman parte del acuerdo nuclear de 2015 —a saber: Alemania, Francia, el Reino Unido, China y Rusia—, del que salió EE.UU. en 2018, se arriesgan a ser sancionados por Washington, si siguen con sus cooperaciones nucleares con el país persa.

Conforme al diario estadounidense The Washington Post, el fin a las exenciones estadounidenses busca impedir la cooperación internacional para la reconstrucción del reactor de agua pesada de Arak (en el centro de Irán) y el suministro de uranio enriquecido que Irán utiliza como combustible para el reactor de investigación de Teherán (capital iraní).

Las autoridades persas, no obstante, han asegurado que el “intento desesperado” del Gobierno norteamericano de poner fin a las exenciones nucleares no tendrá ningún impacto en la República Islámica.

EE.UU., tras acusar a Teherán de violar el acuerdo nuclear, abandonó el pacto y volvió a imponer a la República Islámica las sanciones que había levantado. Desde entonces, ha ido presionando a los demás signatarios del acuerdo para que hagan lo mismo.

Teherán, además de condenar las medidas hostiles de Washington, ha censurado en reiteradas ocasiones el incumplimiento de la UE con el pacto nuclear y ha pedido a los firmantes europeos del mismo tomar una postura independiente de EE.UU. al respecto.

myd/ctl/rba