• UE dice ser aliada de EEUU y debe quedar excluida de las tarifas
Publicada: viernes, 9 de marzo de 2018 1:23
Actualizada: viernes, 9 de marzo de 2018 3:03

La Unión Europea (UE) recuerda al presidente estadounidense, Donald Trump, quien firmó en la noche de jueves una proclamación que impone altos aranceles a las importaciones de acero y aluminio a su país, que Europa es aliada de EE.UU. y por eso debe quedarse exonerada de estas medidas.

“La UE es un aliado cercano de Estados Unidos y seguimos pensando que la UE debería ser exonerada de estas medidas”, escribió en un tuit la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malström, que añadió “Voy a pedir más claridad sobre este asunto en los próximos días”.

Estas palabras llegan en reacción a la orden firmada de Trump que impone aranceles de 25 % a las importaciones de acero y de 10 % a las de aluminio, una medida considerada por muchos como preludio de una guerra comercial contra Europa y China.

México y Canadá quedan eximidos de las tarifas arancelarias, apuntó Trump tras rubricar su firma en el documento aclarando que este beneficio solamente sería permanente si las conversaciones para la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) avanzan hacia un entendimiento.

La UE (Unión Europea) es un aliado cercano de Estados Unidos y seguimos pensando que la UE debería ser exonerada de estas medidas (aranceles a las importaciones a EE.UU. firmada por el presidente Donald Trump)”, escribe en tuit la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malström.

 

Acabado el acto protocolario de la firma de la Proclamación en la Casa Blanca, a la que asistieron un grupo de trabajadores estadounidenses, una fuente de la sede presidencial explicó que estos aranceles entrarán formalmente en vigor en un plazo de 15 días y puntualizó que el Gobierno norteamericano está abierto a conversar “país por país” para negociar eventuales exenciones.

Desde que el magnate neoyorquino anunciara que se planteaba imponer impuestos a importaciones de productos extranjeros, los europeos le sugirieron que desistiera y cambiara de parecer advirtiéndole que en caso contrario a Bruselas no le temblaría el pulso para aplicar medidas reciprocas al respecto.

Los europeos estiman que de materializarse estos aranceles a las exportaciones de ambos productos siderúrgicos a Estados Unidos desde todos los países del bloque, tendrían que enfrentar pérdidas por unos 3485 millones de dólares.

Para compensar ese perjuicio, la UE, que exporta cada año unos 5300 millones de euros de acero y 1100 millones de aluminio, preparó así una “lista provisional” de productos estadounidenses a gravar.

krd/lvs/mjs/mkh

Comentarios