• Congreso de los Diputados.
  • Carro de Combate Leopard 2E, como los comprados por Arabia Saudí.
Publicada: miércoles, 14 de octubre de 2015 17:15
Actualizada: jueves, 15 de octubre de 2015 4:16

El Congreso de España rechazó el martes una propuesta de ley para prohibir o suspender la venta de armas a países “invasores” u ocupantes de territorios ajenos.

Los votos del gobernante Partido Popular (PP) impidieron en el pleno de la Cámara baja que saliera adelante la nueva regulación, planteada por el grupo parlamentario Izquierda Plural (IP), que proponía: “cuando se produzca una invasión de un territorio por parte de un Estado y haya una ocupación, el Gobierno suspenderá toda clase de comercio y transacción de armas con el Estado invasor y ocupante”.

Cuando se produzca una invasión de un territorio por parte de un Estado y haya una ocupación, el Gobierno suspenderá toda clase de comercio y transacción de armas con el Estado invasor y ocupante”, proponía Izquierda Plural (IP).

Según el portavoz de IP, Joan Josep Nuet, mediante esta iniciativa se buscaba “reforzar el papel internacional de España y su compromiso con la paz, los Derechos Humanos y el Derecho Internacional” embargando la venta de material bélico a los actores que provoquen conflictos y entre ellos, precisó Nuet, Arabia Saudí e Israel.

Nuet criticó que España vendiera armas a Riad, en el primer semestre de 2014, por valor de 240 millones de euros, pese a que “hay informes que hablan de bajas civiles y evidencia de violaciones de Derechos Humanos en los bombardeos en Yemen”.

Joan Josep Nuet, portavoz del grupo parlamentario español Izquierda Plural.

 

Hay otros informes, prosiguió, que apuntan que el régimen wahabí “vende una parte de estas armas a su vez a la llamada oposición” moderada en Siria, por lo que armamento español puede estar atizando la guerra en dicho país de Oriente Medio.

Asimismo, Nuet mostró su preocupación por el aumento de las ventas, que han pasado de 400 millones de euros en 2003 a 4000 millones en 2013, a pesar de que España ha suscrito los tratados internacionales de lucha contra la proliferación del comercio de armas.

Por parte del PP, fue la diputada Andrea Fabra la encargada de defender el voto de su grupo, afirmando que la legislación vigente ya regula el comercio de armas y es “transparente” en este tipo de transferencias.

A su vez, Joan Tardà, representante de Izquierda Republicana de Cataluña (ERC, en catalán), denunció que la producción de armas es quizá el sector más subvencionado en España, y citó ejemplos de violación de los Derechos Humanos en Marruecos —los del activista Hassana Aalia y el de Ali Aarrass, acusados de terrorismo por Rabat— ante los que Madrid, afirmó, no puede cerrar los ojos. 

No podemos mantener esta hipocresía tan evidente ante situaciones que deberían escandalizarnos”, alertó Tardà.

Según el informe citado por el diputado catalán, remitido por el Gobierno al Congreso en febrero, una de cada cuatro operaciones de venta autorizadas en el primer semestre de 2014 tuvo como destino Oriente Medio, con un volumen de negocio de 330 millones de euros.

El pasado mes de agosto, el Gobierno español afirmó que las armas vendidas a Arabia Saudí tienen “garantías de uso final”. Entre 2003 a 2014, España exportó además armas a los Emiratos Árabes Unidos (EAU), por valor de 719 millones de euros, y a Egipto, por 277 millones.

Además de España, también Estados Unidos y el Reino Unido ven en Arabia Saudí un jugoso mercado, pese a que Riad usa las armas compradas para atacar a otros países, como hace con su vecino, Yemen.

mpv/mla/mrk

Comentarios