•  Una planta de energía nuclear de Arabia Saudí. (Foto: Sputnik)
Publicada: martes, 21 de septiembre de 2021 16:06

Irán rechaza las alegaciones infundadas de Arabia Saudí y denuncia la negativa de Riad a cooperar con la AIEA para inspeccionar y verificar su programa nuclear.

El agregado político de la misión permanente de Irán ante las organizaciones internacionales en Viena, Jodayar Ruzbahani, ha deplorado este martes las acusaciones que el ministro de Energía de Arabia Saudí, Abdulaziz bin Salman, lanzó contra la República Islámica en la 65.ª sesión ordinaria de la Conferencia General de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA) en Viena.

El titular iraní ha censurado que el reino árabe aborda el tema del programa nuclear de Irán mientras este país todavía sigue implementando la versión antigua del ‘Protocolo sobre Pequeñas Cantidades’ y, como resultado, impide que la AIEA supervise y verifique su programa nuclear de manera integral.

Al respecto, ha enfatizado que la República Islámica aplica plena y honestamente el Acuerdo de Salvaguardias Amplias que tiene con la agencia atómica de las Naciones Unidas y cree firmemente que la aplicación no completa de las salvaguardias hará sonar la alarma dondequiera que ocurra, ya sea en Arabia Saudí o en los territorios ocupados por el régimen israelí.

 

Irán, la AIEA y la comunidad internacional estarían muy felices si Arabia Saudí y otros en la región de Asia Occidental pudieran cumplir con los mismos compromisos de salvaguardia que Irán está cumpliendo”, ha agregado.

Tras haber advertido de que ignorar las realidades que existen en esta zona no beneficia la paz y la estabilidad regional y mundial, Ruzbahani ha reiterado que la Agencia no tiene el permiso mínimo por parte de Arabia Saudí para llevar a cabo las verificaciones necesarias.

Bin Salman repitió el lunes los comentarios anteriores de Riad contra el programa nuclear de Irán, alegando que el país persa no es transparente en cuanto a sus actividades y no cumple con las leyes y compromisos internacionales, y que su conducta preocupa al país árabe.

Esto mientras las autoridades de Irán han afirmado en diferentes ocasiones que todas las actividades nucleares del país, incluido el enriquecimiento a varios niveles y la producción de uranio metálico, se enmarcan en el derecho nuclear de Irán bajo el Tratado de No Proliferación (TNP) y siguen la línea de sus compromisos con el Acuerdo de Salvaguardias.

msm/rba