• El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif (dcha.), y su homólogo japonés, Toshimitsu Motegi.
Publicada: jueves, 21 de noviembre de 2019 2:48

Irán reitera una vez más que sus medidas para reducir promesas nucleares en virtud del pacto nuclear fueron en respuesta a reimposición de sanciones por EE.UU.

El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif, mantuvo el miércoles una conversación telefónica con su homólogo japonés, Toshimitsu Motegi, quien instó a Teherán a cesar las medidas que “socavarían” el acuerdo nuclear suscrito en 2015 entre el país persa y el Grupo 5+1 —integrado entonces por EE.UU., el Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania—.

En respuesta, el ministro de Asuntos Exteriores de Irán explicó que los beneficios económicos prometidos al país persa en el tratado nuclear —de nombre oficial Plan Integral de Acción Conjunta (PIAC o JCPOA, por sus siglas en inglés)— no se han alcanzado debido a las sanciones de Estados Unidos, por lo que se reserva el derecho a reducir sus compromisos nucleares.

Motegi también pidió a Irán que continúe cumpliendo con su responsabilidad, como Estado litoral del Golfo Pérsico, de proporcionar seguridad al transporte marítimo en esa región tan extremadamente importante; Tokio continuará los esfuerzos diplomáticos para aliviar las tensiones en Oriente Medio, agregó.

Por su parte, el jefe de la Diplomacia persa señaló que la República Islámica está interesada en comunicarse estrechamente con Japón.

Teherán ha prometido reducir gradualmente sus compromisos nucleares previstos en el acuerdo, después de que los socios europeos se negaran a adoptar medidas prácticas para que el país persa no siga ajeno a los beneficios previstos en el aludido convenio, del que Washington se salió unilateralmente en mayo de 2018, además de reimponer sanciones a Irán.

Hasta el momento, Irán ha dado cuatro pasos en lo tocante a la reducción de sus compromisos con el acuerdo nuclear. En el marco de su última medida, que tuvo lugar a principios de este mes de noviembre, la República Islámica trasladó un cilindro de 2000 kilogramos de gas UF6 (hexafluoruro de uranio) a Fordo y retomó sus actividades de enriquecimiento de uranio en esta planta nuclear, bajo las inspecciones de representantes de la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

Sin embargo, el Gobierno persa ha dejado en claro que sus medidas son reversibles y, de hecho, Teherán volverá a implementar plenamente el acuerdo siempre y cuando los otros signatarios cumplan, a cabalidad, con su parte.

ftn/anz/tqi/alg

Comentarios