• Gavin Williamson, el ministro de Defensa del Reino Unido, 4 de enero de 2018.
Publicada: viernes, 26 de enero de 2018 8:08
Actualizada: sábado, 27 de enero de 2018 8:43

El ministro de Defensa del Reino Unido, Gavin Williamson, advierte que un posible ataque por parte de Rusia contra las infraestructuras más importantes británicas podrá causarles la muerte a miles de personas, por lo que urge a adoptar medidas para impedirlo.

El titular de Defensa del Reino Unido, en una entrevista publicada el jueves por el rotativo británico The Telegraph, advirtió que si Rusia realiza un ataque contra las infraestructuras e instalaciones de energía críticas británicas, podría causar la muerte de miles de ciudadanos de este país.

Williamson aseguró que los organismos de inteligencia y de Defensa británicos tienen información que Rusia ha investigado las infraestructuras más importantes del Reino Unido y cómo dejarlos inactivas por tiempos prolongados con el fin de causar caos y pánico entre la población.

“Lo que están haciendo es pensar sobre cómo pueden causar dolor al Reino Unido (…) dañar su economía, destrozar su infraestructura y causar la muerte de miles y miles de personas”, afirmó, quien además aseguró que hasta ha habido casos en los que agentes rusos en el territorio británico se dirigieron personalmente a plantas energéticas importantes y tomaron gran cantidad de fotos de ellas.

Lo que (los rusos) están haciendo es pensar sobre cómo pueden causar dolor al Reino Unido (…) dañar su economía, destrozar su infraestructura y causar la muerte de miles y miles de personas”, afirmó el ministro británico de Defensa, Gavin Williamson.

 

Del mismo modo, insistió en que en los últimos años Rusia se ha vuelto más agresiva por lo que, para hacer frente a la supuesta amenaza proveniente por parte de Moscú, Williamson propuso aumentar el presupuesto de las Fuerzas Armadas británicas para de este modo reforzar los sistemas de defensa y, en especial, los sistemas de defensa en el ciberespacio.

Ya con anterioridad la primera ministra británica, Theresa May, había acusado a Rusia de haber “montado una campaña sostenida de ciberespionaje e interrupción” contra otras naciones europeas, en especial, el Reino Unido y España, por lo cual había pedido la implementación de medidas punitivas.

En general, las relaciones entre Rusia y el Occidente —principalmente con EE.UU. y el Reino Unido— han empeorado de manera significativa desde la reunificación de Crimea con Rusia en 2014 y la intensificación de la crisis en el este del territorio ucraniano.

Por su parte, Moscú ha rechazado tajantemente las acusaciones en su contra, denunciado una campaña rusófoba montada por los países occidentales.

hgn/ktg/mjs

Commentarios