• Los partidarios de Hezbolá sostienen carteles del general Qasem Soleimani durante un discurso en Beirut, El Líbano, 5 de enero de 2020.
Publicada: lunes, 28 de diciembre de 2020 1:43
Actualizada: miércoles, 30 de diciembre de 2020 15:58

El líder de Hezbolá, Seyed Hasan Nasralá, asegura que el Eje de Resistencia no terminará con el asesinato del general Soleimani y es más fuerte que nunca.

El teniente general Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, y el subcomandante de las Unidades de Movilización Popular de Irak (Al-Hashad Al-Shabi, en árabe), Abu Mahdi al-Muhandis, junto a otros compañeros, fueron asesinados en una operación terrorista realizada por Estados Unidos el 3 de enero, en Bagdad (capital iraquí).

Sobre este crimen, el secretario general del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), Seyed Hasan Nasralá, en una entrevista concedida este domingo a la cadena Al Mayadeen, ha destacado que el mártir Soleimani era una distinguida personalidad humanitaria que tenía un gran carisma y enorme capacidad para influir en quienes lo conocían.

El general Soleimani “era un hombre de estrategia y de planificación, y al mismo tiempo, un hombre de campo de batalla y de táctica”, ha enfatizado el alto cargo de Hezbolá.

Respecto al mártir Al-Muhandis, Nasrolá ha dicho que era un gran comandante y una figura similar al general Soleimani, y ha destacado que ambos desempeñaron un papel importante en la lucha contra los terroristas de Daesh.

Nasralá ha evocado el desempeño de Soleimani, al frente de la Fuerza Quds, en apoyo a las facciones de la Resistencia Palestina, y ha subrayado que el comandante iraní no hizo diferencias a la hora de desarrollar relaciones con las diferentes facciones de la Resistencia palestinas ni tenía líneas rojas para brindarles apoyo logístico.

 

El líder de Hezbolá ha destacado el papel de Soleimani en la entrega de misiles Kornet a la Resistencia palestina en Gaza. “El mártir Soleimani y su equipo no fallaron nunca en todo lo que se podía ofrecer a Palestina a todos los niveles”, ha dicho Nasralá.

Sobre la crisis en Siria, el dirigente libanés ha indicado que el mártir Soleimani fue a Moscú y se reunió con el presidente ruso, Vladimir Putin, para intentar convencerlo de que participara militarmente en Siria, “después de que presentarle la realidad de los hechos”.

Además, en referencia a la presencia de las fuerzas de EE.UU. en Irak, Nasralá ha hecho notar el enorme silencio y hermetismo de algunos medios sobre las operaciones de la Resistencia iraquí contra la ocupación estadounidense, mientras que la Resistencia iraquí recibió apoyo real del general Soleimani, por lo que, ha continuado, el Ejército de EE.UU. amenazó a Soleimani y a la Fuerza Quds con bombardear sus posiciones si continuaban su apoyo a los iraquíes.

En este sentido, también ha explicado que el aún presidente de EE.UU., Donald Trump, mantiene a las fuerzas estadounidenses en Irak y Siria para saquear las riquezas, incluido el petróleo, de ambos países; no obstante, ha aseverado que el Eje de la Resistencia ha logrado grandes victorias contra el enemigo, con el apoyo de Soleimani.

El Eje de la Resistencia no es una sola persona, por tanto, no terminará con el asesinato de Soleimani. “Quienes ordenaron y llevaron a cabo el asesinato de los dos mártires Soleimani y Al-Muhandis deben ser castigados dondequiera que estén” y la respuesta a este asesinato es cuestión de tiempo, ha puntualizado.

 

El crimen de Estados Unidos contra Soleimani y sus compañeros generó un consenso contra Washington, tanto en Irak como en Irán. Varios movimientos iraquíes la consideraron una “violación de la soberanía” de su país, mientras las autoridades persas la tildaron de un “acto de terrorismo internacional” y aseguraron una dura venganza contra los criminales de “la cara internacional de la Resistencia”. 

nkh/ncl/hnb