• El vicesecretario general del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), el sheij Naim Qasem.
Publicada: sábado, 7 de diciembre de 2019 22:49
Actualizada: domingo, 8 de diciembre de 2019 3:25

Un alto funcionario de Hezbolá ha advertido sobre los planes de EE.UU. para evitar la presencia de este movimiento popular en el próximo Gobierno de El Líbano.

“Hay actores que están trabajando para dañar a El Líbano, especialmente EE.UU. y su secretario de Estado, Mike Pompeo, a quien no le gustaría ver a Hezbolá como parte del Gobierno libanés o incluso en la arena política del país”, ha denunciado el vicesecretario general del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), el sheij Naim Qasem.

En una entrevista concedida este sábado a la estación de radio BBC, el sheij Qasem ha remarcado que Hezbolá es “parte de pueblo libanés” y ha urgido a Washington a poner fin a su injerencia ilegal en los asuntos internos de la nación árabe.

“Para nuestro pueblo, Hezbolá es un movimiento de Resistencia que liberó su territorio (de Israel) y representa a las personas que actúan a favor de los intereses de la nación y el futuro del país”, ha sostenido Qasem, respondiendo así a las recientes acusaciones de Pompeo en las que califica al movimiento libanés de un grupo terrorista.

Desde principios de octubre, El Líbano es escenario de masivas protestas contra la precaria situación económica y la subida de los impuestos. Ante el creciente descontento popular, el primer ministro libanés, Saad Hariri, presentó su renuncia y la de todo el Gobierno, por lo cual, el presidente del país, Michel Aoun, llamó a formar un nuevo gabinete que responda a las exigencias del pueblo.

Hay actores que están trabajando para dañar a El Líbano, especialmente EE.UU. y su secretario de Estado, Mike Pompeo, a quien no le gustaría ver a Hezbolá como parte del Gobierno libanés o incluso en la arena política del país”, ha denunciado el vicesecretario general de Hezbolá, el sheij Naim Qasem.

 

El número dos de Hezbolá, no obstante, ha abogado una vez más por la rápida formación de un “gobierno de salvación” y ha alertado que la prolongación de la actual crisis y los disturbios solo sirven a los intereses de EE.UU., Israel y sus aliados occidentales que están “detrás de cualquier acto de sedición en El Líbano”.

LEER MÁS: Hezbolá aboga por formación de un “gobierno de salvación” en Líbano

De igual modo, ha cargado contra los Gobiernos de EE.UU. y del Reino Unido y los ha tachado de las “principales causas del terrorismo en todo el mundo” y ha señalado que ambos no respetan en absoluto los intereses de los pueblos.

“EE.UU., el Reino Unido y el régimen ocupante, agresivo y criminal de Israel tomaron posiciones politizadas contra Hezbolá y pusieron al movimiento en las listas de los grupos terroristas.” ha reprochado Qasem.

El Líbano, efectivamente, se ha convertido en objeto de presiones internacionales, en concreto de Estados Unidos. De hecho, en febrero, cuando Beirut anunció la formación de un nuevo Ejecutivo, EE.UU. e Israel intentaron debilitar y crear discordia entre los libaneses con miras a evitar la influencia de Hezbolá en el Gobierno. 

LEER MÁS: Hezbolá atribuye el caos en El Líbano a injerencias de EEUU

myd/ncl/rba