• El vicesecretario general del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), el sheij Naim Qasem.
Publicada: sábado, 9 de noviembre de 2019 0:14
Actualizada: sábado, 9 de noviembre de 2019 3:09

El Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) aboga una vez más por la formación de un “gobierno de salvación” que atienda las demandas del pueblo.

“Estamos trabajando enérgicamente para tener un gobierno de salvación que pueda representar una oportunidad de evitar que el país descienda al caos”, ha anunciado el vicesecretario general de Hezbolá, el sheij Naim Qasem, en una entrevista concedida este viernes al portal web libanés Naharnet.

De este modo, el sheij Qasem ha asegurado que el movimiento mantiene diálogos con líderes de las facciones parlamentarias y figuras políticas de El Líbano a fin de que “el formato final para el primer ministro y el Gobierno emerja pronto”.

Desde principios de octubre, El Líbano es escenario de masivas protestas por la precaria situación económica y la subida de los impuestos. Ante el creciente descontento popular, el primer ministro libanés, Saad Hariri, presentó su renuncia y la todo el Gobierno, por lo cual el presidente del país, Michel Aoun, llamó a formar un nuevo gabinete que responda a las exigencias del pueblo.

LEER MÁS: Vídeo: ¿Por qué primer ministro de El Líbano presentó su renuncia?

El político libanés, no obstante, ha resaltado que Hezbolá tendrá un “papel más activo” en el futuro Gobierno, el cual se enfocará en atender las demandas sociales y trabajará “para la reforma y la lucha contra la corrupción”.

“Hezbolá será parte del futuro gobierno ya que es parte del pueblo, por lo tanto, se esforzará para que se escuche la voz del pueblo y se curen sus dolores (…) Además, cumplirá su papel en el seguimiento de las demandas de la población y la implementación de las reformas”, ha sostenido.

Estamos trabajando enérgicamente para tener un gobierno de salvación que pueda representar una oportunidad de evitar que el país descienda al caos”, según ha anunciado el vicesecretario general de Hezbolá, el sheij Naim Qasem.

 

En este sentido, ha enfatizado que los cambios en El Líbano tendrán una mirada puesta en atajar los problemas económicos que afectan a los libaneses y que precisamente fueron el detonante de la ira ciudadana.

“Lo que existía antes de estas manifestaciones difiere de lo que vendrá después. Las demandas de este movimiento de protesta deberían tener prioridad sobre las de los ricos”, ha agregado el alto dirigente de Hezbolá.

El Líbano, efectivamente, se ha convertido en objeto de presiones internacionales, en concreto de Estados Unidos. De hecho, en febrero, cuando Beirut anunció la formación de un nuevo Ejecutivo, EE.UU., el régimen de Israel y Arabia Saudí intentaron debilitar y crear discordia entre los libaneses con miras a evitar la influencia de Hezbolá en el Gobierno. 

LEER MÁS: Hezbolá atribuye el caos en El Líbano a injerencias de EEUU

El líder de Hezbolá, Seyed Hasan Nasralá, no obstante, había advertido de intentos para sabotear las protestas en el país árabe y había destacado que un vacío de poder podría derivar en una guerra civil.

myd/ctl/nsr/alg

Comentarios