• Una presentadora de la cadena libanesa Al-Manar.
Publicada: miércoles, 6 de abril de 2016 1:51

A dos días de la visita del rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud, a Egipto el proveedor egipcio de satélites Nilesat suspendió la transmisión de los programas de la cadena libanesa Al-Manar, cercana a Hezbolá.

Nilesat informó el martes al Ministerio de Telecomunicaciones de El Líbano del cese de la difusión vía satélite de la televisión Al-Manar a partir de las 8 de la mañana hora local de El Cairo, capital egipcia, acusando al canal de difundir programas que incitan supuestamente a los "conflictos sectarios".

El rey de Arabia Saudí, Salman bin Abdulaziz Al Saud (dcha.), reunido con el presidente egipcio, Abdel Fatah al-Sisi.

 

Al-Manar ha "violado el contrato mediante la difusión de espectáculos que provocan conflictos sectarios y sedición", informó la Agencia Nacional de noticias libanesa, citando el informe de Nilesat.

Nilesat comunicó al Ministerio libanés de Telecomunicaciones su decisión de poner fin a sus operaciones en ese país a partir de las 10 de la mañana del miércoles, cuando expira un contrato firmado con Beirut.

Los medios locales informaron de que el ministro libanés de Telecomunicaciones, Boutros Harb, contactó al embajador de Egipto en Beirut para discutir el asunto.

La medida se toma a dos días de la visita del rey saudí a Egipto, donde quiere firmar un contrato petrolero con las autoridades egipcias para el suministro de crudo al país norteafricano por un período de cinco años.

Asimismo, según una fuente gubernamental egipcia, se suscribirá otro acuerdo entre El Cairo y Riad durante el viaje: Arabia Saudí ofrecerá un préstamo por valor de 1,5 mil millones de dólares para el desarrollo de la región de Sinaí.

Esta decisión va en consonancia con las medidas recientes de los Estados del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG-integrado por países árabes ribereños del Golfo Pérsico) para castigar a El Líbano y al Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) por sus apoyos a Irán y a la lucha antiterrorista en Siria e Irak.

Riad suspendió en febrero el apoyo que iba a dar a las fuerzas de seguridad libanesas, en forma de una donación de 4 mil millones de dólares, y declaró junto a otros de sus aliados en el CCG "grupo terrorista" a Hezbolá, lo que levantó una ola de condenas y denuncias a nivel internacional.

El CCG acusa a Hezbolá y sus grupos afines de cometer “actos de agresión”, reclutar a “la juventud” en sus Estados miembros, hacer contrabando de “armas y explosivos”, instigar la “sedición” y propagar “el caos y la violencia”.

Cabe mencionar que las acusaciones del CCG y Arabia Saudí contra Hezbolá se producen cuando el Gobierno de Siria ha hecho hincapié en reiteradas ocasiones en que algunos integrantes del organismo en cuestión, como Arabia Saudí, brindan todo tipo de apoyo a los grupos terroristas que luchan contra el Ejército y el pueblo sirios.

ftm/nii/

Commentarios