• Infantes de Marina de EE.UU. participan en un simulacro militar en Setermoen, Noruega, 29 de octubre de 2019. (Foto: Reuters)
Publicada: sábado, 17 de abril de 2021 0:55
Actualizada: sábado, 17 de abril de 2021 1:43

Noruega, que comparte frontera con Rusia, le permite a Estados Unidos erigir instalaciones militares en su territorio y operar en tres aeródromos y una base naval.

El Gobierno noruego ha informado este viernes de un acuerdo firmado con Estados Unidos con el objetivo de profundizar la cooperación bilateral en materia de defensa, así como fortalecer las operaciones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Según el documento, Washington podrá construir instalaciones militares en tres aeródromos noruegos y una base naval. “El acuerdo regula y facilita la presencia, el entrenamiento y los ejercicios de EE.UU. en Noruega, lo que facilita el refuerzo rápido de Noruega por parte de EE.UU. en caso de crisis o guerra”, indica el Gobierno de Noruega en un comunicado.

No obstante, el acuerdo alcanzado por el Gobierno de la primera ministra noruega, Erna Solberg, debe ser ratificado por el Parlamento antes de que entre en vigor.

Por su parte, el secretario del Estado de EE.UU. ha declarado que el pacto refleja “un compromiso” entre ambos aliados de la OTAN, destinado a revitalizar los lazos transatlánticos para hacer frente a lo que llamó los “retos de seguridad comunes y proteger los intereses compartidos”.

 

Distintos analistas coinciden en que el referido país es “ideal” y “muy importante” para Estados Unidos y es considerado como “una plataforma de lanzamiento de misiles” de la OTAN para rastrear lo que el bloque militar denomina “la amenaza” rusa.

Además, Noruega es una de las seis naciones demandantes en el Ártico, cinco de ellas son miembros de la OTAN, que, poniéndose directamente al servicio de Washington, es perfecta para lanzar guerras, incluso fuera de Europa, de acuerdo con expertos.

Por su parte, Rusia viene denunciando insistentemente que la expansión militar de las fuerzas de la OTAN supone una amenaza directa para su seguridad nacional y, por lo tanto, se reserva el derecho a dar una respuesta contundente a cualquier agresión o violación de su soberanía.

nsh/ctl/rba