• Soldados estadounidenses entre las ruinas de base aérea de Ain Al-Asad, destruida en ataque misilístico de Irán, 13 de enero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 3 de diciembre de 2020 7:27
Actualizada: jueves, 3 de diciembre de 2020 8:44

Nuevo informe dice que EE.UU. retira a sus diplomáticos de Irak ante temores de una venganza por parte de Irán por el asesinato de su científico nuclear.

El portal estadounidense Politico, en un informe publicado el miércoles, desvela que la decisión del Gobierno estadounidense de retirar hasta la mitad de sus diplomáticos de su embajada en Bagdad, la capital iraquí, se produce en medio de temores a un ataque de venganza por parte de Irán por el asesinato del notable científico nuclear iraní Mohsen Fajrizade, en un atentado perpetrado el viernes cerca de Teherán, la capital iraní.

Según el medio, que cita a un funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos que pidió permanecer en el anonimato, la reducción del número del personal de la embajada estadounidense en Irak será temporal. No obstante, no está claro cuando se reanudará el personal.

La medida tiene lugar en medio del aumento de la tensión en la región, tras el asesinato de Fajrizade. Las autoridades iraníes acusan a Washington y a su aliado israelí de estar detrás del atentado contra el notable físico persa y han prometido “dura venganza” contra los autores de este acto terrorista.

 

Tras el asesinato de Fajrizadeh, Israel y EE.UU. están en máxima alerta ante la furia de Irán. Entre otras medidas, el régimen de Tel Aviv puso en estado de alarma a sus embajadas en todo el orbe, mientras que Washington envió el portaviones USS Nimitz a las aguas del Golfo Pérsico, en el sur de Irán, para brindar apoyo de combate y cobertura aérea a la retirada de las tropas estadounidenses de Irak y Afganistán.

La medida estadounidense se produce además en vísperas del primer aniversario del asesinato del teniente general iraní Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán en un ataque aéreo realizado por EE.UU. en Irak, el pasado 3 de enero.

En represalia a este ataque terrorista Irán llevó a cabo fuertes ataques con misiles contra el estratégico aeródromo Ain Al-Asad, ubicado en la provincia occidental iraquí de Al-Anbar y ocupada por las tropas norteamericanas desde la invasión de Irak en 2003.

Las autoridades iraníes calificaron en su momento, el ataque como “solo una bofetada” dada en venganza por la destrucción del vehículo en el que viajaban Soleimani y sus compañeros iraníes e iraquíes. Han asegurado, además, que una venganza más dura espera a Estados Unido por la sangre derramada del destacado estratega militar iraní y otros héroes de la lucha antiterrorista.

Diferentes analistas, incluido el experto en desnuclearización estadounidense Jeffrey Lewi, opinan que el castigo prometido por Teherán por el asesinato de Fajrizade “podría ser mucho más fuerte” que el ataque que lanzó la República Islámica contra una base ocupada por EE.UU. en Irak. 

mnz/lvs/myd/hnb